Los delitos subieron un 7% en Burgos en el primer trimestre, con repunte de los robos con fuerza

Imagen de una de las últimas operaciones desarrolladas por Policía Nacional/GIT
Imagen de una de las últimas operaciones desarrolladas por Policía Nacional / GIT

La provincia registró 2.685 infracciones penales de enero a marzo, con subidas tanto en Burgos como en Aranda y en Miranda

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Más robos con fuerza, más robos violentos y, también, más delitos contra la libertad sexual. El último informe estadístico sobre la criminalidad en España, publicado por el Ministerio de Interior, muestra un incremento de los delitos en la provincia burgalesa. En concreto, entre enero y marzo se registraron 2.685 infracciones penales, lo que supon un aumento del 7,1% en comparación con el mismo periodo del pasado año, cuando fueron 2.506 delitos.

La mayor subida la registran los robos con fuerza en los domicilios, pasando de 81 a 161, es decir, un 98% de crecimiento. Le siguen los robos con fuerza en otro tipo de establecimientos, que aumentaron un 51%, con 203 delitos registrados. En menor medida se incrementaron los robos con violencia e intimidación, que pasaron de 25 a 28.

Además, las estadísticas recogen 15 delitos contra la libertad sexual, tres más que en el primer trimestre de 2017, y tres violaciones, cuando el pasado año no se registró ninguna. Por contra, han bajado los delitos relativos al tráfico de drogas, un 12,5%, con 14 intervenciones, y los hurtos, que han pasado de 757 a 667.

Son precisamente los hurtos, seguidos de los robos con fuerza (203) los tipos delictivos que acumulan un mayor número de infracciones. En Burgos también se han registrado 26 sustracciones de vehículos, 35 delitos graves, menos graves, lesiones y riñas tumultuosas. La estadística se cierra con un homicidio en grado de tentativa y un homicido, este último, el perpetrado en marzo en la residencia de mayores de Rabé de las Calzadas.

La tercera en Castilla y León

De este modo, Burgos ocupa el tercer lugar en el ranking de Castilla y León, por detrás de Valladolid, que registró 4.025 delitos, y de León, con 3.504. La criminalidad subió en Burgos, con el mayor incremento, pero también en Palencia y Salamanca. Y bajó en el resto de provincias de la región.

Los incrementos se registraron tanto en la capital como en Aranda y en Miranda. Por ejemplo, en Aranda de Duero se contabilizaron 320 delitos, un 36% más que en 2017, mientras que en Miranda de Ebro el incremento fue menor, del 8%, con 234 infracciones penales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos