Destrozan varias obras artísticas de la instalación de SalArte de Salas de los Infantes

La escultura elaborada por Cristino Díez rota en la sede de SalArte./SalArte
La escultura elaborada por Cristino Díez rota en la sede de SalArte. / SalArte

En un espacio descuidado de Salas de los Infantes la asociación SalArte ha creado una instalación artística al aire libre que en los últimos días ha sufrido varios estropicios

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

Destruir es más fácil que construir pero mucho menos gratificante. En este caso, sería incluso esperanzador que la acción llevase aparejada un sentimiento de culpa. La sede de la asociación Salarte Lab. Laboratorio Efímero de Salas de los Infantes ha sufrido varios destrozos que han dañado dos esculturas y algunas otras partes de la instalación.

La escultura en la que más desperfectos se han causado es la que representa el esqueleto de un dinosaurio en color naranja obra del artista burgalés Cristino Díez, que cedió a SalArte.

Escultura de Cristino.
Escultura de Cristino. / SalArte

Igualmente, un cocodrilo que reptaba por el suelo de esta instalación artística, obra del artista local Rubén Arroyo, también ha sufrido los ataques. Además, otros dos bancos creados para que la gente se siente a disfrutar del lugar han quedado totalmente inservibles.

La sede de SalArte en Salas de los Infantes se ubica en la antigua depuradora del pueblo, un espacio descuidado que esta asociación ha convertido en un lugar apacible dedicado al arte y la cultura. Se llama La sala de estArt y se trata de un pequeño edificio con un gran espacio exterior en el que se han instalado varias obras de arte. El lugar se encuentra abierto para que lo disfrute el mayor número de personas y, ahora, ha sufrido importantes destrozos por parte de un grupo de jóvenes, como señala uno de los promotores de SalArte.

Vista del espacio La sala de estArt.
Vista del espacio La sala de estArt. / SalArte

Primero, la escultura del esqueleto de dinosaurio fue vencida por el viento. Los miembros de SalArte intentaron volver a levantarla pero no se sostenía, así que la desmontaron para arreglarla de cara al buen tiempo. Tras esto, mientras las piezas de la escultura descansaban en el suelo esperando a ser restauradas, unos jóvenes las han roto a golpes. Igualmente, han dañado otra escultura que representa a un cocodrilo con la boca abierta y dos bancos más de la instalación.

«La gente ha visto a los jóvenes mientras rompían las obras, por lo que hablaremos con ellos y sus padres para intentar evitar más destrozos», apunta uno de los promotores de SalArte. Añade que se intentarán restaurar las obras, «Cristino vendrá por aquí para ver cómo se puede arreglar y Rubén también se pondrá a ello», señala.

Instalación artística.
Instalación artística. / SalArte

Desde SalArte señalan que es «muy triste» que la gente se divierta destrozando bienes comunes del pueblo porque, recuerdan, este entorno es de todos. «Nuestra idea era crear un jardín público que girase entorno al arte, que estuviese abierto pero ahora nos lo replanteamos porque si estas son las consecuencias...», reconocen.

Desde SalArte quieren seguir creando para combatir a los que se empeñan en destruir, incluso, la ilusión. Pero reconocen sentirn rabia porque, ahora, en lugar de trabajar en nuevas obras de arte, hay que reconstruir el trabajo que ya se había hecho.

Obra artística.
Obra artística. / SalArte