Detenido por el robo de baterías de un repetidor de telefonía móvil en Burgos

Baterías recuperadas por agentes del Equipo ROCA de la Comandancia de la Guardia Civil de Burgos. /BC
Baterías recuperadas por agentes del Equipo ROCA de la Comandancia de la Guardia Civil de Burgos. / BC

El sujeto las vendía a un gestor autorizado de residuos metálicos a un precio muy inferior al de mercado

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Guardia Civil de Burgos ha detenido a F. J. G., de 40 años de edad, como presunto autor de un robo de las baterías de respaldo para equipos de telecomunicaciones de telefonía móvil de un ubicado en la localidad burgalesa de Milagros. Además, han sido recuperadas 5 baterías de gran amperaje.

Los daños ocasionados son de alto valor económico debido al precio de este tipo de baterías, así como del coste de su instalación. El detenido había vendido las baterías a un gestor autorizado de residuos metálicos ubicado en Burgos capital, a un precio muy inferior al de mercado.

La investigación se inició a raíz de la denuncia interpuesta meses atrás por el responsable de una compañía operadora de telefonía móvil en el Puesto de la Guardia Civil de Pinto. Agentes del Equipo ROCA de la Comandancia de la Guardia Civil de Burgos se hicieron cargo de las investigaciones y observaron que no había ningún indicador de forzamiento o rotura en los accesos a las instalaciones donde se ubica el repetidor asaltado. Por ello, desde un primer momento, las investigaciones se orientaron hacia que el presunto autor pudiera tener conocimientos específicos o útiles específicos para el acceso a dichas instalaciones.

La estrecha colaboración entre el Centro de Seguridad de Telefónica y la Guardia Civil de Burgos dio como resultado la detención del autor e intervención de 5 baterías de gran amperaje, usadas para proveer de energía a las instalaciones repetidoras de telefonía móvil.

Estas estaciones repetidoras de telefonía móvil suelen situarse estratégicamente en zonas elevadas o en torretas, con la finalidad de garantizar las comunicaciones telefónicas y dar una mejor cobertura a los usuarios de las mismas. Para que estas estaciones funcionen, deben tener suministro eléctrico constante, por lo que cuentan con baterías de gran amperaje alternativas para dar soporte en caso fallo del suministro eléctrico externo.

El robo de este tipo de baterías generan graves trastornos en la cobertura telefónica de voz y datos en carreteras y zonas rurales, con el consiguiente perjuicio para los usuarios y las empresas afectadas.

Las diligencias instruidas han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción de Aranda de Duero.