12 detenidos tras cometer 108 robos en albergues de diez provincias, entre ellas Burgos

Los móviles recuperados por la Guardia Civil y la Policía Foral de Navarra. /BC
Los móviles recuperados por la Guardia Civil y la Policía Foral de Navarra. / BC

Los robos en la provincia burgalesa se produjeron en dos localidades, entre la entrada de La Rioja y la capital

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Guardia Civil y la Policía Foral de Navarra han desmantelado un grupo delictivo dedicado a cometer robos y hurtos en albergues de peregrinos del Camino de Santiago, situados en Navarra, La Rioja, Burgos, León, Cantabria, Palencia, Pontevedra, Asturias, Lugo y La Coruña. En la provincia de Burgos se han esclarecido 4 hechos delictivos, perpetrados en dos localidades y llevados a cabo en hospederías del Camino de Santiago, en el tramo comprendido desde su entrada por la provincia de La Rioja hasta la capital burgalesa.

El grupo, formado por una docena de personas de las cuales cinco han sido detenidas y otras siete imputadas en calidad de investigadas, todas ellas con domicilio en Bilbao, había cometido un total de 108 hechos delictivos. En el transcurso de la investigación, las Fuerzas de Orden Público han podido recuperar 66 terminales móviles que el grupo vendía en un establecimiento de productos de segunda mano ubicado en la capital vizcaína.

'Modus operandi'

Para perpetrar los robos, los ladrones ponían en práctica dos métodos. El primero de ellos, y el más habitual, consistía en hacerse pasar por peregrinos, llegándose incluso a alojarse en los establecimientos. Una vez dentro, facilitaban en horas nocturnas el acceso a otros componentes del grupo, y en un mínimo tiempo, hurtaban todos los efectos y dinero posibles. El segundo 'modus operandi' consistía en aprovechar las horas de más afluencia de personas en el albergue para robar todo aquello que fuera de valor como dinero, joyas, enseres y terminales móviles.

Además de los albergues del Camino de Santiago, actuaban en otros lugares como hospitales, centros de salud, obras -taquillas de trabajadores-, utilizando habitualmente el método del 'descuido'.

El Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Estella comprobó cómo el cabecilla del entramado utilizaba al resto del grupo, a los que pagaba con dinero o droga para que participaran en los robos y hurtos.

Ahora, los detenidos están a disposición del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Estella, que ha dictado una orden de alejamiento para el cabecilla, de todos los albergues del Camino de Santiago. A principios de este mes, tras una segunda detención, el líder del grupo ingresa en prisión.