Diputación abordará con Valle de Tobalina implantar medidas de seguridad en la cascada de Pedrosa tras el último accidente mortal

La casacada es un lugar de encuentro y disfrute, que reúne a muchos burgaleses y visitantes/BC
La casacada es un lugar de encuentro y disfrute, que reúne a muchos burgaleses y visitantes / BC

El diputado Ramiro Ibáñez apuesta por actuar para impedir que el trágico suceso del sábado se repita| La alcaldesa de Valle de Tobalina recuerda que saltar desde la cascada está prohibido pero estudiarán cómo mejorar la seguridad

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El trágico accidente del pasado sábado, cuando un joven de 20 años residente en Huesca falleció después de lanzarse desde lo alto de la cascada de Pedrosa de Tobalia, ha vuelto a poner de manifiesto la necesidad de implementar nuevas medidas de seguridad en uno de los parajes más bellos de la provincia, zona de baño y descanso que atrae a numerosos burgaleses y visitantes.

La alcaldesa de Valle de Tobalina, Raquel González, se muestra preocupada. Al fallecimiento registrado el sábado se suma la muerte de otro hombre, el pasado 1 de junio, que sufrió un corte de digestión cuando se daba un baño en las aguas del Jerea. Y hace un año, el pasado agosto, otro hombre sufrió un grave accidente, también al saltar desde los 12 metros de altura de la cascada.

«Hemos hecho todo lo que hemos podido», reconoce González, para evitar este tipo de situaciones. Desde el año 2017 está prohibido lanzarse desde lo alto de la cascada, recuerda, y se ha puesto la señalización adecuada. Sin embargo, «no hemos notado ningún avance», lamenta, e incluso es consciente de que muchos grupos de jóvenes, algunos incluso menores de edad, van expresamente a la cascada para lanzarse.

Más información

«Hay un gran desconocimiento sobre los riegos» que entrañan los saltos, insiste la alcaldesa, de ahí que sea consciente de la necesidad de tomar medidas, y así las estudiará el equipo de Gobierno. Mientras, en la Diputación de Burgos también apuestan por elaborar un informe «claro y contundente» y actuar, en colaboración con el Ayuntamiento de Valle de Tobalina, y con el resto de municipios del entorno.

El diputado provincial Ramiro Ibáñez lamenta que se sigan produciendo estos «sucesos graves», y para evitarlos se requiere de un trabajo conjunto, e incluso de tomar decisiones «fuertes», que podrían ser también impopulares. Entre ellas, estaría prohibir los accesos a la cascada, algo que han valorado también en el Ayuntamiento en alguna ocasión, aunque sea a través de fórmulas de limitación.

«Lo más urgente es hablar con los alcaldes y buscar una solución», asegura Ibáñez, y desde Diputación se van a poner en contacto con Raquel González para cerrar una reunión «calmada» en la que analizar el problema y plantear soluciones. La cascada de Pedrosa de Tobalina debe ser un lugar de disfrute y no un «reto» para aquellos que, por desconocimiento o por exceso de atrevimiento, deciden ir a saltar.

Ibáñez reconoce que, tal vez, con una simple campaña de divulgación y concienciación no sea suficiente, de ahí que plantee un reunión con los alcaldes de la zona para abordar la implantación de medidas de seguridad que garanticen el disfrute del paraje sin riesgos. «La solución no es fácil», reconoce, pero es necesario frenar prácticas peligrosas que puedan acabar en un buen susto o en un accidente mortal.

Mejoras

Por su parte, el Ayuntamiento de Valle de Tobalina ha recordado que, durante el anterior mandato, se reguló el uso del paraje de la cascada de El Peñón. Se realizó una importante inversión para diferenciar espacios, creando una zona de pícnic, mejorando la zona de baño, los aseos y los accesos. Y se estableció la prohibición de lanzarse y, si bien es cierto que muchos usuarios respetan las normas, no lo hacen todos.

Además de controlar y limitar los accesos, el Ayuntamiento se había planteado en algún momento declarar la zona como zona de baño, y así contar con medidas de seguridad de las que ahora no disponen. Sin embargo, deben contar con el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), que es muy «rigurosa» en la gestión de las zonas de río, recuerda González.