Diputación reunirá en marzo a los alcaldes para analizar la ordenanza contra el botellón

Jóvenes haciendo botellón/Rodrigo Jiménez/ EL NORTE
Jóvenes haciendo botellón / Rodrigo Jiménez/ EL NORTE

Los técnicos de la Institución Provincial llevarán propuestas para ayudar a los ayuntamientos a luchar contra los botellones estivales

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La Diputación de Burgos reunirá, a mediados de marzo, a los alcaldes de la provincia para analizar las propuestas técnicas que les ayudarán a luchar contra los botellones, una práctica extendida también en el medio rural y que trae de cabeza a muchos regidores. Y es que, en los últimos veranos, han visto cómo sus municipios se llevaban de adolescentes cargados de botellas, muchos procedentes de la capital, dispuestos a convertir los espacios públicos en un botellón masivo.

Por ese motivo, el pasado mayo la Diputación anunció que elaboraría una ordenanza para regular la venta de alcohol y el consumo en espacios públicos, que podría sevir de guía a los ayuntamientos, desbordados por esta problemática. El proyecto se ha ido retrasando en el tiempo, pues el cambio de Gobierno tras la moción de censura de Pedro Sánchez pospuso hasta después de verano las reuniones con la Subdelegación y los responsables de Policía Nacional y Guardia Civil.

Se trata de diseñar herramientas que permitan a los pequeños ayuntamientos luchar contra los botellones, más habituales en las fiestas patronales

Sin embargo, los técnicos de la Institución Provincial han estado trabajando en el tema durante los últimos meses y, en marzo, expondrán sus propuestas ante los alcaldes. Se convocará una jornada de trabajo, a la que también se ha invitado a la Junta de Castilla y León y a la Subdelegación del Gobierno, porque el botellón «es un problema de todos», apunta el diputado de Bienestar Social, Jorge Mínguez.

Además, Mínguez recuerda que esta materia no es competencia de la Diputación y que la Institución únicamente ayudará, con propuestas técnicas sobre regulación municipal, a los ayuntamientos que así lo deseen. De este modo, la futura ordenanza no será de obligatoria implantación, no se impondrá nada a nadie, simplemente será una herramienta a utilizar para aquellos que así lo deseen. Y está dirigida en especial a los más pequeños, que son los que se sienten más desamparados y requieren de asesoramiento técnico.

En el encuentro de mediados de marzo estarán también presentes los técnicos de los CEAS de la Diputación, pues el problema del botellón no es únicamente cívico. La preocupación de la Institución Provincial ante esta práctica reside, principalmente, en el consumo abusivo de alcohol por parte de los más jóvenes, que se emborrachan con asiduidad y hacen girar sus celebraciones en torno al alcohol.