El debate sobre la venta de armamento enciende el Pleno

Varios miembros del colectivo JaiJagat se han personado en el salón de Plenos./GIT
Varios miembros del colectivo JaiJagat se han personado en el salón de Plenos. / GIT

PP, PSOE y Ciudadanos rechazan una propuesta de Imagina que solicitaba un mayor control sobre la venta de armas a países en conflicto al entender que «criminalizaba» directamente a la fábrica de explosivos del Páramo de Masa

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El debate sobre la venta de armamento y explosivos a países en conflicto que no cumplen los estándares internacionales ha llegado hoy al Pleno de la Diputación de Burgos. Y lo ha hecho con ciertas dosis de polémica y enfrentamiento político a cuenta de la actividad de Expal, factoría dedicada a la fabricación de explosivos ubicada en el Páramo de Masa.

Por partes. El debate ha surgido a raíz de la presentación de una proposición por parte de Imagina Burgos mediante la que se solicitaba, a grandes rasgos, un control más riguroso de la venta de armas y explosivos por parte de España a países señalados por las organizaciones internacionales. Hasta ahí, todos de acuerdo, toda vez que, tal y como ha recordado el portavoz del PSOE, David Jurado, el Congreso de los Diputados ya abordó esta cuestión en 2016.

El problema ha llegado porque, según han criticado los portavoces del PP, del PSOE y de Ciudadanos, la propuesta señalaba directamente a la actividad de Expal, sin mencionar las otras 129 factorías de explosivos radicadas en España. Así, ha subrayado José María Fernández, la propuesta buscaba «demonizar» la fábrica del Páramo de Masa. «Se acusa directamente a la fábrica burgalesa» de vender armas a países que no pueden adquirirlas, y «no lo vamos a tolerar», ha señalado el portavoz del PP, Borja Suárez, que ha solicitado la retirada de la propuesta al entender que dicha acusación «es mentira».

Lejos de aceptar esa petición, desde Imagina se ha insistido en marcar posiciones. «No queremos que se cierre la fábrica», pero hay «indicios» de que las factorías españolas están vendiendo armamento a países que según la normativa internacional no pueden adquirirlo y la Diputación también «es responsable» de ello, ha destacado el portavoz de Imagina, Marco Antonio Manjón. Una afirmación que ha encendido aún más los ánimos.

Y es que, según ha planteado Fernández, «si hay pruebas de un delito», lo que debe hacer Imagina Burgos es «acudir a la Fiscalía» en vez de presentar una propuesta de este calado en la Diputación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos