La Diputación comienza a trabajar en el presupuesto de 2020, marcado por el plan económico y el acuerdo PP-Cs

Imagen de la Diputación de Burgos/BC
Imagen de la Diputación de Burgos / BC

Se ha comenzado a solicitar información a los técnicos para conformar el borrador | El PSOE está expectante por ver cómo se concreta la regeneración de la que presume Cs

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La Diputación Provincial ha comenzado ya a trabajar en la configuración del presupuesto para el año 2020. Se están dando los primeros pasos, habituales, sin que «se haya concretado nada», asegura el diputado de Hacienda, Ángel Guerra. Y, como es habitual, ya se ha solicitado información a los servicios técnicos de cada una de las áreas provinciales, para que marquen sus necesidades presupuestarias.

«Se está hablando con los técnicos», insiste Guerra, pero como es habitual en esta época del año, pues cada departamento pasa la información correspondiente a gastos comprometidos, revisiones y propuestas varias. Y con esa información, más la que lógicamente aportan los servicios económicos, se conforma el grueso del presupuesto, se cierran gastos e ingresos y se define el dinero del que se dispone para realizar inversiones.

Guerra recuerda que el presupuesto se suele conformar entre octubre y noviembre, para aprobarlo ya en diciembre, así que el principal objetivo ahora del equipo de Gobierno es «ajustarse a los plazos». Eso sí, este año la elaboración del presupuesto está marcada por un cambio sustancial en la composición del equipo de Gobierno, al existir un pacto PP-Cs, que exigirá de acuerdos internos para sacar el borrador.

El vicepresidente de la Diputación, Lorenzo Rodríguez, reconoce que están manteniendo ya contactos políticos, para marcar prioridades e ir introduciendo en la Diputación los cambios que Cs ha comprometido. «Cs no es un comodín», ha recordado, por ese motivo «el presidente y el vicepresente hablan todos los días» y, en el Gobierno, se trabaja precisamente como un equipo.

Rodríguez reconoce que «es muy pronto para hablar del contenido del presupuesto», pero no cree que haya ningún problema para sacarlo adelante, pues se trabaja «con lealtad» entre PP y Cs. El vicepresidente ha recordado que el plan económico y financiero será otro de los aspectos que marcará el presupuesto, pues si no se da por superado, volverá a intervenir las cuentas y marcar limitaciones.

Habrá que verlo, es algo que deben decir los servicios de Intervención, si bien Lorenzo Rodríguez no tiene tan claro que se vaya a cumplir, y eso que Intervención les ha dicho que va por buen camino. Eso es lo que saben en el PSOE, pero nada más, aunque David Jurado reconoce que «estamos en plazo» y si pasa octubre sin información sobre el presupuesto, se empezarán a preocupar.

Regeneración

El portavoz socialista reconoce estar expectante ante el acuerdo PP-Cs. «Vamos a ver si todas las propuestas de regeneración y transparencia de Cs se implantan», explica. Sin embargo, «de momento, lo que estamos viendo no nos gusta», propuestas como retirar el criterio corrector del esfuerzo fiscal en los planes provinciales. «Nos parece injusto» pues hay que valorar qué municipio presenta un mayor esfuerzo impositivo.

El PSOE espera que, como propuesta a incluir en estos presupuestos, se acabe con las subvenciones finalistas y se apueste por una financiación no condicionada. Los ayuntamientos deben saber, a principios de año, con qué ayudas contarán y planear a qué las destinan, en función de sus necesidades, sin que la Diputación tenga que decirles si este año le toca caminos o aguas.