Un libro ahonda en las raíces de Silos a través de las cartas del Padre Guépin | BURGOSconecta

Un libro ahonda en las raíces de Silos a través de las cartas del Padre Guépin

El abad de Silos, Lorenzo Maté, con el presidente de la Diputación, César Rico/PCR
El abad de Silos, Lorenzo Maté, con el presidente de la Diputación, César Rico / PCR

El abad del Monasterio de Santo Domingo de Silos, Lorenzo Maté, ha recogido en una publicación la historia de la recuperación del cenobio en el siglo XIX

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Cartas originales de los viajes realizados en 1880 por el Padre Alfonso Guépin por España, en busca de un cenobio al que trasladar su comunidad religiosa tras la orden de expulsión de Francia, conforman el grueso de la nueva publicación editada por la Diputación de Burgos. Se trata de un libro, elaborado por el abad del Monasterio de Santo Domingo de Silos, Lorenzo Maté, con el que se busca acarcarnos a los orígenes del cenobio burgalés de la mano del que fuera su restaurador.

El Padre Maté ha recordado que Santo Domingo de Silos quedó vacío en 1835, y el monasterio estuvo 45 años sin comunidad religiosa. Eso sí, se encargaron de su conservación el Padre Echevarría, último abad, y el párroco Fulgencio Palomero. Luego, el cenobio quedó en manos del párroco de Silos hasta que en 1880 el Padre Guépin convenció a sus superiores para trasladar la comunidad benedictina de la abadía francesa de Ligugé a Silos, salvándolo de la desaparición.

El Padre Guépin pasó por el Monasterio de Oña, del que quedó impresionado por su iglesia y su huerta; también por San Pedro de Cardeña y Santo Toribio de Liébana, además de por Silos. Oña quedó en manos de los Jesuitas, mientras que San Pedro de Cardeña se lo llevaron los Trapenses, así que, entre otras opciones, el francés escogió Santo Domingo de Silos.

Proyecto restaurador

El actual abad reconoce que, inicialmente, Silos no era se su agrado, pues estaba lejos de Burgos, a pesar de que sí que quedó «cautivado» por su claustro. Toda la decisión de solicitar al Estado la cesión del cenobio, e iniciar los trámites, una avanzadilla de monjes llegó en octubre de 1880 a Santo Domingo de Silos. Eran 7, y seis meses más tarde llegarían otros 7. Y fueron ellos los que se encargaron de restaurar el monasterio, un proyecto que se extendió hasta el 1908, cuando se concluyó la biblioteca.

La publicación de Lorenzo Maté, titulada 'FR. ALFHONSE GUÉPIN. Cartas de sus viajes por España (1880), recopila todas los misivas enviadas por Guépin con información sobre los viajes y los monasterio que iba visitando. Se incluyen los facsímiles originales y las traducciones al español, también con los croquis originales de los cenobios.

Se han editado alrededor de 1.000 ejemplares, que se podrán adquirir en el propio monasterio de Silos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos