El PP saca pecho de Ayuda a Domicilio y acusa al PSOE de hacer declaraciones «malintencionadas»

Borja Suárez, portavoz del Equipo de Gobierno, y Jorge Mínguez, diputado de Bienestar Social/IAC
Borja Suárez, portavoz del Equipo de Gobierno, y Jorge Mínguez, diputado de Bienestar Social / IAC

El Equipo de Gobierno de la Diputación ha salido al quite de las acusaciones del PSOE, asegurando que el servicio ha registrado una «evolución brutal»

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

No han gustado las declaraciones y acusaciones del PSOE sobre el servicio de Ayuda a Domicilio y el Equipo de Gobierno ha salido al paso para sacar pecho de uno de los servicios más importantes de cuantos presta la Diputación, por cuanto tiene un presupuesto de 4,6 millones de euros y 1.821 beneficiarios. Estas cifras son el resultado de una «evolución brutal», según ha explicado Borja Suárez, portavoz del Equipo de Gobierno. No en vano, la Diputación, que aporta la cantidad no cubierta por la Junta y los propios usuarios, ha pasado, en sólo un año, de invertir 473.000 euros (2016) a 1.248.000 (2017).

Además, al incremento de más de 200 usuarios, ya que ha habido 229 bajas por 467 altas, se suma una mayor relación de horas por beneficiario. Y lo mejor de todo para Suárez, sin que exista una sola persona en lista de espera. De hecho, este un compromiso aprobado en un Pleno provincial a instancias del PSOE concretamente, en el año 2012, por el que todo aquel que demanda esa Ayuda a Domicilio la recibe.

Más información

Es por esto que el portavoz del Equipo de Gobierno ha lamentado las declaraciones de David Jurado, como portavoz del PSOE en la Diputación, en las que se criticaba la tardanza en la licitación del nuevo contrato para la prestación del servicio y que lo sigue prestando la anterior adjudicataria, a pesar de que venció a finales de 2016, incluyendo la prórroga de 8 meses que figuraba en su contrato.

Sin embargo, para Suárez esto no es preocupante, porque lo más importante es la «prestación del servicio» y mientras, el PSOE les acusa de «chiringuito» pleno tras pleno, pero «es el precio que tenemos que pagar», ha aceptado Suárez. Mientras, la nueva contratación del servicio sigue dilatándose.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos