Juicio La Parte de Bureba

El empresario musical asegura que cobró a plazos los servicios ofrecidos para las fiestas

Los acusados, a la derecha, miran a los letrados que dirigen su defensa durante la primera sesión del juicio./CC
Los acusados, a la derecha, miran a los letrados que dirigen su defensa durante la primera sesión del juicio. / CC

Tres testigos que formaron parte de la Asociación Virgen de la Pasiega aseguran que el abono en metálico de los festejos al promotor era habitual

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

La segunda sesión del juicio contra la presidenta de la Junta Vecinal de La Parte de Bureba entre 2004 y 2011, Ana Belén Pérez Soto, los directores de las obras de abastecimiento de aguas y del edificio de la Casa Consistorial de la localidad y la empresa concesionaria de las mismas por unas presuntas irregularidades entre 2010 y 2011 se ha desarrollado esta mañana en la Audiencia Provincial de Burgos. En esta ocasión, han declarado ante el Tribunal varios testigos propuestos desde el Ministerio Fiscal y la defensa.

El promotor musical que llevó los espectáculos a las fiestas de 2009 y 2010 ha explicado que recibió en metálico el dinero correspondiente a los servicios que ofreció en La Parte de Bureba. Además, ha declarado que normalmente solía quedar con Pérez Soto en una oficina de una entidad bancaria ubicada en la carretera de Poza de la capital para hacer la entrega.

Por otro lado, ha asegurado que no emitía factura porque la entidad que abonaba los servicios, la Asociación Virgen de la Pasiega, estaba exenta de IVA y que algunos de los recibís de la empresa no estaban firmados por él porque era la secretaria o el hijo del promotor el que los entregaba y únicamente los sellaban.

Más información

Asimismo, el empresario ha explicado que la Virgen de la Pasiega, también denominada como 'la peña' a lo largo del proceso, pagó en anteriores ocasiones en mano y que lo hacía a plazos. «Tarde, pero pagaban», ha matizado. Tres testigos relacionados con la asociación han aseverado que el abono en metálico de las actuaciones musicales se llevaba a cabo desde hace muchos años, si bien uno -que era titular de la cuenta bancaria desde hace «15 o 20» años- ha declarado que no lo sabía.

Informe de la Guardia Civil

Por su parte, el agente de la Guardia Civil que elaboró el informe tras recibir las diligencias de la Fiscalía de Burgos ha manifestado que en su estudio se incluyen los datos aportados por la Agencia Tributaria y que no se limitan al patrimonio propio de la expresidenta de la Junta Vecinalsino que se extiende al patrimonio total del que puede disponer, que lo tiene repartido entre familiares. Además, ha abierto la posibilidad a que haya errores procedentes de las entidades bancarias.

En su declaración, el miembro del Instituto Armado ha reiterado que, ateniéndose a lo que figuraba en las memorias, las intervenciones no estaban concluidas -«se han abonado obras que no se han hecho», ha añadido- y ha reconocido que existen varias actuaciones que no ha podido comprobar. No obstante, a la hora de elaborar el atestado, ha comentado a los letrados de la defensa que ha seguido el sistema de fuentes estipulado.

En este caso, el guardiacivil escribió en 2013 el informe tras hablar y recibir la documentación con el sucesor de Pérez Soto en la presidencia, José Ignacio Ruiz Ruiz (el que denunció las presuntas irregularidades a la Fiscalia), y una inspección ocular que los abogados de los acusados dejaron entrever que quizá no fuera completa.

El pocero, que ha declarado como testigo a petición del letrado del director de obra de la captación y mejora del abastecimiento de agua, ha señalado que el sondeo realizado se hizo «en condiciones» para extraer agua y no un es simple agujero. Además, ha informado de que cobró de la empresa concesionaria (que fue la que le contrató) por el trabajo que llevó a cabo.

«Depende de la obra, se pagaba poco a poco»

El administrativo municipal de La Parte de Bureba que tenía la potestad para llevar las cuentas de la entidad local menor ha declarado que las subvenciones de la Diputación para sufragar los gastos de las obras del abastecimiento de agua y de la Casa Consistorial debían tener el acta de recepción entregada dentro del plazo que designa la institución provincial.

Asimismo, ha asegurado que se las facturas se pagaban «depende de la obra», es decir, que se abonaba a cuenta según llegaban las subvenciones, cuando había dinero en su totalidad o, en algunos casos, se retrasaba porque no había fondos. En este caso, «no recuerdo cómo se hizo», ha añadido.

Por último, el agente ha comentado en la Audiencia que la obra del abastecimiento de agua no se concluyó porque «la propietaria no dio permiso para hacer la zanja» por la que iban a colocar la tubería que enlazaría el pozo y el depósito. Esta afirmación choca con la de un vocal no electo de la Junta Vecinal, que ha asegurado que la dueña autorizó la obra y que el propio denunciante (que efectuaba, según explicó el ayer, trabajos de agricultura a petición de un tercero en ella y que era rentero del terreno según la defensa) «en un principio» también lo permitió.

Cambio de postura

Este mismo compareciente ha aseverado ante el Tribunal que la opinión de Ruiz Ruiz cambió a raíz de una sentencia judicial contraria a sus intereses tras una denuncia de la entidad local menor, que por aquel entonces estaba presidida por Pérez Soto. Tras la decisión del juzgado «no había forma de hablar con él» para finalizar la obra.

Desde entonces, siguiendo la declaración que han comentado varios testigos, ha existido un sentimiento de odio e incluso de «venganza» del alcalde pedáneo que denunció las presuntas irregularidades hacia la mujer que dirigió la Junta Vecinal de La Parte de Bureba entre 2004 y 2011. El administrativo ha indicado que «cree» que la reclamación la hizo «como persona».

No obstante, Ruiz Ruiz aseguró ayer, en la primera sesión del juicio, que este hecho no alteró la relación entre ambos, ya que explicó «que no se llevaba» con Pérez Soto.