El Gobierno sigue sin aclarar el futuro de la AP-1

Varias plataformas llevan años manifestándose para pedir la liberalización de la AP-1/AVENLINO GÓMEZ/EL CORREO
Varias plataformas llevan años manifestándose para pedir la liberalización de la AP-1 / AVENLINO GÓMEZ/EL CORREO

El ministro de Fomento ha asegurado que el Gobierno no prorrogará la concesión de la vía, pero aplaza la decisión del régimen en el que quedará la vía hasta que venza el contrato

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

La decisión del futuro de la AP-1 sigue dilatándose y, ni siquiera el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se atreve a orientar cuál será el modelo de gestión de la vía. En su visita a Burgos para presentar el proyecto de concesión de la A-73, De la Serna ha reiterado que «el Gobierno no va a proceder a prorrogar el contrato actualmente en vigor». Es decir, que Europistas, actual concesionaria de la vía, deberá de entregar la gestión de la misma al Gobierno a finales de este año.

Sin embargo, el ministro nada ha avanzado sobre si la AP-1 dejará de ser una carretera de peaje o se liberalizará. Lo único que De la Serna ha hecho es aplazar esa decisión a cuando el Gobierno recupere la titularidad de la misma. En este sentido, el titular de Fomento ha asegurado que «cuando revierta la autopista es cuando se tendrá que trasladar la decisión que en su caso tome el Gobierno».

Hasta el momento, de nada han servido las múltiples víctimas, presión social y política para que esta vía sea de libre tránsito y la N-1 deje de ser la opción preferida por conductores y transportistas para viajar al País Vasco.

En cuanto a la vía negra de la provincia, De la Serna ha hecho mención a una inversión de 12 millones de euros para acometer mejoras en el tramo entre Rubena y Fresno de Rodilla. Este proyecto será una realidad, una vez ha superado el periodo de alegaciones y cuenta con partida presupuestaria para acometerse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos