La Guardia Civil destruyó 900 armas en Burgos en 2018

La Guardia Civil destruyó 900 armas en Burgos en 2018

A nivel nacional en el mismo ejercicio se han eliminado más de 50.000

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Guardia Civil ha destruído 7.800 armas en Castilla y León en 2018, 1.200 de ellas armas cortas, 3.700 largas y 2.900 de otro tipo, en el marco de la normativa vigente y de acuerdo al programa de Acción de Naciones Unidas sobre el comercio ilícito de armas pequeñas y ligeras, según ha informado el Instituto Armado a Europa Press.

Por provincias, Valladolid fue donde más armas se eliminaron en la Comunidad, con 2.100; seguida de León y Salamanca, que contabilizaron 1.200 ambas, mientras en Burgos se destruyeron 900 y en Zamora 700.

Asimismo, en la provincia de Palencia se erradicaron 600 armas, en Soria 500 y en Ávila y Segovia 300, según datos facilitados por la Benemérita.

A nivel nacional en el mismo ejercicio se han eliminado más de 50.000 armas de fuego, lo que sumado a las actuaciones realizadas en la misma materia desde 2013 sitúa la cifra de armas destruidas en más de 430.000.

Estas acciones se enmarcan dentro de la normativa vigente en España y se suma al Programa de Acción de Naciones Unidas sobre el comercio ilícito de armas pequeñas y ligeras, que tuvo su origen en la Conferencia Internacional de las Naciones Unidas sobre el Comercio Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras, celebrada en julio de 2001.

En España, desde 1844 la Guardia Civil se ha encargado del control de armas para evitar su proliferación y como medida de prevención, mientras en la actualidad, la competencia en materia de armas y explosivos que el Estado tiene se materializa por medio de las Intervenciones de Armas y Explosivos de la Guardia Civil.

Estas Unidades controlan «exhaustivamente» el acceso legal a las armas, para lo cual el Reglamento vigente establece unos requisitos, entre los que se encuentran la carencia de antecedentes penales, así como la superación de pruebas teóricas y prácticas sobre el uso y manejo de las mismas. Igualmente, para evitar que un arma pueda ser utilizada indebidamente cuando el titular deje de tener derecho a su tenencia y uso, la normativa establece que sean inutilizadas o destruidas.