El Judas de Villadiego arde en la hoguera en una edición de récord

El Rey pasó revista a sus tropas en la Plaza Mayor/Aurelio González/Turismo Villadiego
El Rey pasó revista a sus tropas en la Plaza Mayor / Aurelio González/Turismo Villadiego

La fiesta pagana de la villa, una representación de la lucha entre el bien y el mal, congrega a cientos de espectadores

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Un éxito. Así ha sido la décimo quinta edición de la Fiesta del Judas, una tradición pagana que ha vuelto a congregar en Villadiego a cientos de personas, entre vecinos, participantes y visitantes. El pelele de paja y tela, que representa los males del mundo, ardió ayer noche en la hoguera. Con su quema, Villadiego dio la bienvenida oficial a la primavera, y recreó una ocasión más la victoria del bien sobre el mal, el triunfo de la luz frente a las sombras que oscurecen nuestra sociedad.

Los espectáculos de luz y sonido, y los habituales correfugos, cerraron la jornada festiva del Sábado Santo. A las 18:00 arrancaron los actos de la tarde, tras La Bulla de los Cadenas, el grupo de acólitos de El Judas que estuvo incordiando a los vecinos durante buena parte de la mañana. El Rey congregó a sus ejércitos, Rojo y Azul, en la Plaza Mayor y pasó revista a su tropa. También escuchó las peticiones, quejas y reclamaciones del pueblo, en boca de Los Miñones.

El Judas acabó apresado y, tras el consabido juicio, quemado en la hoguera
El Judas acabó apresado y, tras el consabido juicio, quemado en la hoguera / Aurelio González/Turismo Villadiego

Sin embargo, el monarca no les hizo caso, se enzarzó en un rifirrafe con Los Miñones, que acabó en batalla. Los representates del pueblo se unieron a Los Cadenas y batallaran, del lado de El Judas, contra el ejército real. El enfrentamiento tuvo lugar en el Alto de la Riba y, tras intensos momentos de lucha, las tropas reales consiguieron apresar al Judas. El campo quedó sembrado de cuerpos y las enfermeras tuvieron que hacer un trabajo extra para curar a los heridos, pero sin mayores consecuencias.

El juicio en la Plaza Mayor, con la sentencia condenatoria a la hoguera y posterior quema, a la caída de la noche, sirvieron de cierre a la celebración popular. Desde el Ayuntamiento de Villadiego han destacado el éxito de participación de esta nueva edición, la décimo quinta desde que en 2002 se recuperó una tradición que viende de lejos, de épocas paganas. Se han superado la cifra de asistentes del año pasado, cifrada en 2.700, y se ha contado con una gran participación de vecinos, asociaciones y peñas, tanto en la organizaciómo como en la recreación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos