La Junta pone en marcha el Plan Estival 2018 para cuidar la salud durante el verano

Mujer bebiendo agua/El Norte
Mujer bebiendo agua / El Norte

Durante el verano de 2017, un total de 15 personas fueron hospitalizadas por intoxicaciones alimentarias en Burgos

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

A lo largo del año, la Junta de Castilla y León en el marco de sus competencias en salud pública, desarrolla un intenso trabajo para proteger la salud de las personas. De cara al verano, en el período comprendido entre el 1 de Junio al 15 de septiembre, intensifica y refuerza aún más estas intervenciones, ampliando los ámbitos de actuación en materia de vigilancia, control e inspección alimentaria y ambiental, cuyo fin último es mantener el más adecuado y efectivo nivel de protección para la salud de los ciudadanos.

La Dirección General de Salud Pública ha plasmado esa mayor actividad en el llamado 'Plan Estival 2018', con el fin de recordar a los ciudadanos la importancia de adoptar medidas preventivas para proteger la salud. La Junta además actúa reforzando las inspecciones y controles en restaurantes, zonas de baño públicas, campamentos, albergues y en el tema de vacunación para los viajeros internacionales.

Para combatir las altas temperaturas, se detallan consejos tan sencillos como no salir durante las horas centrales del día hidratarse correctamente.

Directamente relacionado con el calor pero también con las prácticas en la manipulación de alimentos, la Consejería de Sanidad recuerda la importancia de prevenir brotes de enfermedades transmitidas por alimentos. En cuanto a los procedimientos de control e inspección de procesos y alimentos han demostrado resultar muy eficaces en la prevención de muchos de estos problemas (a lo largo del año 2017 se han realizado un total de 19.799 inspecciones a 6.334 establecimientos e industrias). En 2017, fueron 209 personas las afectadas (15 hospitalizados) por 7 brotes de intoxicaciones alimentarias en Burgos, de los que 3 fueron brotes familiares.

Otro ámbito de actuación para la campaña de este verano es el referido a los viajeros que vayan a salir a destinos internacionales en los que es necesaria la aplicación de medidas sanitarias preventivas, como la vacunación o profilaxis, además de información al respecto. En 2017, el Centro de Vacunación Internacional de Burgos, atendió a un total de 2.045 viajeros y suministró 2.106 vacunas.

La Junta desarrolla también un protocolo con el objetivo de prevenir la aparición de la legionelosis. Las actuaciones que se realizan incluyen inspecciones a centros de riesgo con torres de refrigeración o condensadores evaporativos. Además, se realizan controles del agua sanitaria en hospitales, residencias de mayores, hoteles, balnearios y spas. Durante 2017 se realizaron 345 visitas de inspección a estos establecimientos y se tomaron 76 muestras, siendo positivas 16, en las cuales se adoptaron las medidas correctoras correspondientes. No hubo ningún brote.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos