Los juzgados de Burgos tramitaron 625 procesos de divorcio en 2018, un 2% menos que en el año anterior

Imagen de dos copas de vino rompiéndose/Sam Diephius
Imagen de dos copas de vino rompiéndose / Sam Diephius

El consenso prima en los procesos de disolución matrimonial, no así en la modificación de los acuerdos sobre las medidas reguladoras del convenio de separación

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Se reajusta, ligeramente, la tendencia al alza registrada en el ejercicio 2017 en cuanto a los procesos de disolución matrimonial tramitados en Burgos. Así, a lo largo de 2018, los juzgados burgaleses tramitaron 625 divorcios, un 2% menos que en el año anterior, cuando la cifra alcanzó los 638, con un incremento del 8,5%.

El último informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) recoge la presentación de 625 demandas de divorcio, de las cuales, 386 fueron consensuadas frente a las 239 sin consenso. En este tipo de procesos, los miembros de la pareja son más proclives a llegar a acuerdos en el momento de ruptura, lo mismo que en el caso de las separaciones. Así, se tramitaron 25 separaciones, cinco más que en 2017, y 22 de ellas fueron con acuerdo entre las partes.

Sin embargo, las buenas relaciones no se dejan ver a la hora de modificar las medidas reguladoras de los convenios de separación, que se suelen tramitar a petición de uno de los miembros de la pareja y sin acuerdo entre las partes. De este modo, en 2017 se registraron 300 procedimientos de modificado de medidas y, de ellos, 244 no fueron consensuados.

Las estadísticas del CGPJ muestran, una vez más, el incremento en este tipo de procedimientos de modificación, con un aumento del 14,5% con respecto a los datos de 2017. Entonces, se registraron 262 medidas modificatorias, frente a las 300 del 2018, y solo se consensuaron 58, prácticamente la misma cifra que el pasado año.

Castilla y León

Por lo que se refiere a los datos regionales, Castilla y León se situó en 2018 como la comunidad con menor número de demandas de disolución matrimonial, con 18,6 por cada 10.000 habitantes, por debajo de País Vasco, 19,1, y Aragón, 20,6, y a gran distancia de la media nacional, del 23,9, según según los datos recogidos por el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial.

En concreto, en Castilla y León las separaciones consensuadas a lo largo del pasado año se elevaron a 166, un 10,8% menos respecto de 2017, mientras que las no consensuadas se situaron en 65, también con un descenso del 12,%, informa Europa Press.

Con respecto a los divorcios no consensuados, la cifra se elevó a 1.789, un 3,8 por ciento más, mientras que los consensuados se redujeron en un 7,5 por ciento, al situarse en 2.453. Las nulidades, por su parte, se incrementaron un 33,3 por ciento como consecuencia de las cuatro contabilizadas.

En cuanto a los procedimientos de modificación de medidas, las consensuadas, 472, experimentaron un incremento del 6,8 y las no consensuadas, 1.510, se redujeron un 1,0 por ciento.

Asimismo, las medidas de guardia, custodia y alimentos de hijos no matrimoniales consensuadas se incremtaron un 2,8 por ciento, al situarse en 589, mientras que las no consensuadas cayeron un 6,1, al contabilizarse 862.