Un laberinto de arte contemporáneo para diversificar la vida cultural en el medio rural

Albergue para artistas El Descanso del Hacedor en la localidad burgalesa de Aldea del Portillo de Busto. /Ricardo Ordóñez / ICAL
Albergue para artistas El Descanso del Hacedor en la localidad burgalesa de Aldea del Portillo de Busto. / Ricardo Ordóñez / ICAL

La asociación 'Imágenes y Palabras' inaugura la exposición 'El Hacedor: lugar de encuentro', con motivo de la celebración de su XX aniversario

Burgos Conecta
BURGOS CONECTAN.M.J. / ICAL

La Asociación Imágenes y Palabras, que celebra este año su XX aniversario, inauguró este fin de semana en la localidad burgalesa de la Aldea del Portillo de Busto la exposición 'El Hacedor: lugar de encuentro', una muestra de arte contemporáneo en la que participan 44 artistas de todas partes de España y de fuera de ella. Esta iniciativa, surge con la idea de diversificar la vida cultural que hay en el medio rural y dar una oportunidad a artistas nuevos y veteranos de mostrar sus diferentes formas de representar el arte.

Con el objetivo de celebrar este aniversario de una manera especial y como una metáfora del recorrido que ha tenido la asociación a lo largo de estos años, los organizadores del evento decidieron organizar la sala de exposiciones, de 150 metros cuadrados, como si fuese un laberinto. De esta manera, las distintas obras de arte se reparten a lo largo del mismo, en 20 pequeños espacios, provocando en ocasiones 'encuentros' entre los visitantes.

La coordinadora de esta iniciativa y una de las encargadas de poner en marcha hace veinte años la asociación 'Imágenes y Palabras', Dorien Jongsma, cuenta que su idea era «provocar esos encuentros» dentro de los espacios y convertir al Hacedor en un lugar de reunión. Una «propuesta original y lúdica», tal y como asegura la encargada del proyecto, que además es sostenible con el medio ambiente, puesto que el laberinto se ha construido en su totalidad con materiales reciclados.

Dorien cuenta que en 1998, poco después de trasladarse junto a su compañero Jorge Baldessari a la Aldea del Portillo de Busto, se decidieron a montar una exposición porque «intuían que había ganas de que hubiera otras cosas para ver», y además no entendían por qué las actividades culturales de los pueblos «siempre se tenían que referir a lo antiguo».

Por este motivo, surgió 'Imágenes y Palabras', que durante veinte años ha llevado a cabo exposiciones con obras de arte contemporáneo, porque según afirma Dorien, «si los pueblos necesitan futuro, lo necesitan de todas las maneras», incluida la «diversidad de actividades culturales». Una idea que fue un éxito y que en su primera exposición logró que más de mil personas se acercasen a conocer la muestra.

A partir de ese momento, centraron todas las exposiciones en esa idea, y hasta ahora se han llevado a cabo 26 muestras, con el objetivo de acercar el arte más contemporáneo al mundo rural, con expresiones artísticas que van desde el grabado, la pintura y la escultura, hasta los videos en 3D, la poesía visual o la fotografía.

Asimismo, esta muestra incorpora artistas de todo tipo y de todas las edades, con un rango de edad que va desde los 19 años hasta pasados los 70, y que reúne a personas de distintas nacionalidades. Madrileños, asturianos, burgaleses, valnecianos, sevillanos, catalanes…etc, e incluso artistas procedentes de Estados Unidos, Canada, Holanda, Alemania y Bulgaria, se dan cita en este original laberinto, con menor o mayor experiencia dentro del mundo del arte.

Por otro lado, Dorien destaca que una de las ventajas de exponer en estas zonas rurales es el propio espacio, especialmente por el hecho de estar vacío, «tiene unas posibilidades de que haya acción para hacer y dejar de hacer», explica la coordinadora, un «campo» que considera que hay que «aprovechar y conquistas». Asimismo señala que los propios artistas, cuando acuden a estos lugares para exponer se dan cuenta de ello.

La exposición permanecerá hasta el próximo 18 de octubre, y los visitantes que acudan a la Aldea del Portillo de Busto podrán disfrutar del arte en sus muy diversas formas, puesto que las propuestas son «abiertas», tal y como asegura Dorien.