Madrigal del Monte reivindica ayudas para el polígono industrial y una sanidad «digna»

Vista general de Madrigal del Monte. /Ayto. de Madrigal del Monte
Vista general de Madrigal del Monte. / Ayto. de Madrigal del Monte

El alcalde de esta localidad burgalesa encuentra «insuficientes» las medidas de la Diputación y de la Junta para atraer empresas y crear empleo

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Ayuntamiento de Madrigal del Monte reivindica ayudas específicas para impulsar la actividad del polígono industrial de la localidad, de 217.861,66 metros cuadrados, con solo un 35% de ocupación. En la actualidad, el recinto acoge a una sola empresa, pese a su proximidad al eje de la autovía A-1 y a la «gran inversión» que realizó el Consistorio en la urbanización, con la colaboración de la Diputación, a través de las antiguas líneas de ayudas de polígonos industriales, «hoy desaparecidas», recuerda su alcalde, Roberto Moral.

Sin embargo, la ausencia de subvenciones para la implantación de internet de alta velocidad y la «insuficiencia» de las medidas de la Diputación a través de Sodebur restan atractivo a las empresas que buscan un emplazamiento. En opinión del primer edil, resulta «evidente» que las políticas que se han desarrollado hasta la fecha han fracasado, porque «aunque cada vez que planteo el problema a la Diputación me contestan que están trabajando para animar la compra de suelo industrial en la provincia, el polígono sigue prácticamente vacío».

El regidor alerta de que, a la ausencia de nuevas oportunidades de empleo en la zona, se suman los recortes en la asistencia sanitaria de Atención Primaria como factores de riesgo de despoblación. Denuncia que, tras una reducción de dos consultas a una semanal en la localidad, el déficit de personal ha provocado una continua suspensión de las visitas médicas al pueblo, hasta el punto de que en el pasado mes de enero el médico solo acudió un día. «Esta situación supone un importante trastorno a los vecinos, la mayoría de edad avanzada, que necesitan ayuda para desplazarse al centro de salud de Cogollos o al centro rural sur de Burgos», se queja. De hecho, según afirma, «cada vez son más los que dejan el pueblo en invierno y lo pasan en la ciudad con sus familiares para tener la asistencia sanitaria garantizada».

Moral sostiene que las políticas de la Junta de Castilla y León y de la Diputación Provincial están reduciendo los servicios en el medio rural. «No lo entiendo. Parece que sus responsables quieren vaciar los pueblos», lamenta y destaca algunos ejemplos de la contradicción en la que, en su opinión, incurren ambas administraciones cuando hablan de dinamizar el ámbito rural. «Nos obligan a realizar las gestiones vía telemática, en teoría para facilitarnos el acceso a la administración, pero el Ayuntamiento ha tenido que instalar internet por su cuenta y de manera modesta, porque no podemos costear la banda ancha», explica.

El alcalde tampoco ha visto satisfecha la petición de ayudas a la institución provincial para el acondicionamiento del camino vecinal que une el municipio con su pedanía de Tornadijo. En total, cuatro kilómetros de vía que necesitan una actuación «integral y urgente» que no asume el servicio de Vías y Obras provincial, «con la excusa de que la Diputación atiende a una red de miles de kilómetros». Asegura que esta negativa genera «un gran sentimiento de impotencia y abandono» para un Consistorio con un presupuesto muy limitado que no permite acometer estas obras. «Estamos haciendo lo que podemos y ahora estamos renovando la red de aguas y cada año asfaltamos una calle», apunta.

El alcalde pide a las administraciones competentes en la atención a los pueblos «que dejen de pensar en cifras y piensen en ciudadanos» ya que, según indica, este sistema está provocando importantes desajustes en servicios como el de la recogida de basuras, que cada verano resulta insuficiente dado el incremento poblacional que vive esta localidad de cerca de 150 habitantes.