Las matriculaciones crecieron un 5,32% el pasado año, con una ralentización en el cuarto trimestre

Imagen de una cadena de montaje del automóvil/RC
Imagen de una cadena de montaje del automóvil / RC

Los anuncios del Gobierno central sobre transición energética han afectado muy negativamente a las ventas, con una caída del 23,7% solo en diciembre

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La tendencia al alza en las matriculaciones de vehículos se ha mantenido en Burgos en 2018 pese a los anuncios de la ministra de Transición Energética en relación con el impulso de la tecnología eléctrica, frente a los vehículos diésel, gasolina e híbridos, y las nuevas normativas de control de emisiones, que entraronen vigor en septiembre.

Así, la provincia cerró ejercicio con 6.862 matriculaciones de turismos y vehículos 4x4, lo que supone un incremento del 5,32%. Lo mismo ha ocurrido con los vehículos industriales, con un aumento del 5,28% y 898 matriculaciones anuales. Fernando Andrés, presidente de Aconauto, ha recordado que el año comenzó con muy buenos datos, con crecimientos entre el 8% y el 10%.

Más información

Sin embargo, «las tonterías de la ministra» supusieron un parón en las ventas, así que los datos empezaron a caer llegando incluso a bajadas del 23,7% en diciembre, cuando se han matriculado en Burgos únicamente 507 turismos y vehículos 4x4. Además, en los meses previos a septiembre se produjo una importante subida de las ventas, ante la entrada en vigor de las nuevas normativas de control de emisiones, pues los concesionarios se tuvieron que liberarse del material en stock.

«Tuvimos un muy buen agosto», ha asegurado Andrés, pero «las noticias del diésel y el Ministerio han afectado» a las matriculaciones. Y seguirán afectando, pues no se esperan precisamente buenos datos para el arranque de 2019. «Será un principio de año complicado, pero se espera mantener los dastos o crecimientos leves del 5%», según las estimaciones de las empresas del sector.

En positivo

Aun así, Fernando Andrés lanza un mensaje de optimismo, en positivo, pues recuerda a los burgaleses que queda mucho para sustituir los vehículos diésel y gasolina por eléctrico, comenzando por mejorar las infraestructuras y la tecnología, para hacerlo más asequible. Así que los que se compren ahora coche van a poder utilizarlo durante mucho tiempo. «Que nadie se preocupe, se podrá usar hasta que se gaste», ha afirmado.

La transición «no será de hoy para mañana» y, con sus anuncios, el Ministerio ha generado una situación de incertidumbre con consecuencias negativas para las ventas. Además, existe la garantía de que los nuevos vehículos cuentan con una etiqueta ambiental C, como mínimo, y los coches actuales contaminan mucho menos de lo que lo hacían los tradicionales de gasolina y gasóleo.