Auxilian a un senderista desorientado en los montes de Ordunte

Patrulla del Seprona de la Guardia Civil./A. Quintero
Patrulla del Seprona de la Guardia Civil. / A. Quintero

Fue necesario el uso de motosierras y de herramientas de desbroce para poder acceder al lugar en el que se encontraba el varón

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Guardia Civil y los bomberos voluntarios de Valle de Mena localizaron y auxiliaron a un senderista de 64 años de edad, que se desorientó ayer por la tarde en las estribaciones de los Montes de Ordunte, en el Valle de Mena.

Una patrulla de Seguridad Ciudadana y otra del SEPRONA se traslaron hasta el monte cercano al pantano de Ordunte tras enterarse, mediante el 112, de que una persona se había perdido cuando se encontraba realizando una caminata por las estribaciones de los montes cercanos.

Los agentes, que llevaron a cabo un despligue en el que participaron bomberos voluntarios del municipio, iniciaron la búsqueda desde un camino que sale de la carretera principal que lleva hasta el paraje y, tras horas de búsqueda y difícil ascensión, consiguieron contactar desde la lejanía con el senderista a través de la voz.

En la zona, caracterizada por una difícil orografía, predominaba el bosque frondoso con abundante vegetación, espesura y maleza, lo que dificultaba e impedía el acercamiento hasta la posición del hombre. Localizado y tras verificar que se encontraba en buen estado, decidieron volver al punto de origen, para aprovisionarse de herramienta de corte (motosierras, machetes y otras herramientas de poda) para alcanzar el punto donde esperaba la persona.

Al dispositivo se unió más personal del Cuerpo y del Parque de Bomberos, para agilizar las labores de desbroce y minimizar el tiempo de rescate y una posible hipotermia del desorientado, retomando la ascensión.

Tras horas de subida y trabajos de limpieza se consiguió llegar a la altura del excursionista, a las 2:30 horas de esta madrugada.

El hombre se encontraba «encerrado» entre la vegetación pero en perfecto estado y descendió por su propio pie hasta su vehículo, hasta donde fue acompañado. Tras ofrecerle asistencia médica la cual rechazó, y una vez comprado que se encontraba en buen estado, a las 3:30 horas continuó viaje hasta su domicilio en Vizcaya.