Lunada, a la espera de una nevada que remonte la temporada

Esta temporada se ampliará el número de remontes/BC
Esta temporada se ampliará el número de remontes / BC

Para impulsar esta temporada, se ha invertido en mejoras en toda la estación

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

El frío ya ha llegado a la provincia de Burgos, pero parece que, este año, la nieve se quiere hacer esperar. La estación de esquí de Lunada se muestra a día de hoy sin un copo de nieve.

Bien es cierto que la pasada semana -miércoles 9 y jueves 10 de enero- cayó una pequeña cantidad, en torno a los cinco centímetros de acumulación, que sirvieron para que los más impacientes subiesen a hacer sus muñecos, pero la nieve ha ido desapareciendo. Lo bueno es que las previsiones anuncian que entre este domingo y el próximo jueves podría caer la primera gran nevada de la temporada.

La empresa concesionaria de la estación, Snow Mountain, lleva cuatro años al frente de la estación y espera las primeras nieves de la temporada «con mucha ilusión». Juan Carlos Torres reconoce que no han sido años fáciles porque «la meteorología no ha acompañado y porque la estación tiene mala imagen tras tanto tiempo de abandono». Tras dos años de poca nieve, el año pasado, cayó abundantamente pero los vendavales no permitieron la práctica del deporte. Aún así, la empresa afronta esta nueva temporada con novedades que pretenden impulsar la única estación de esquí operativa actualmente en la provincia de Burgos.

A espera de la nieve, la cafetería ya lleva abierta prácticamente todos los fines de semana desde el principio de temporada ofreciendo sus nuevos menús.

Continuando con la línea de mejoras, este 2019 se incoporarán nuevos remontes y podría acabar la temporada con un total de seis para las doce pistas con diez kilómetros esquiables que tiene la estación. Además, desde la empresa se está planteando la posibilidad de ofrecer un servicio de guardería aunque, por el momento, la idea está muy en el aire, según informa Torres.

Asimismo, el edificio ha recibido mejoras durante estos últimos meses. Se han arreglado la cubiera y las goteras que existían y se ha hecho una puesta a punto. Los cursos de snow y esquí también se seguirán impartiendo. Otra actividad que también se repetirá próximamente -y que tuvo gran acogida- es la subida nocturna al Pico la Miel a disfrutar de la luna llena.

Por otro lado, y ya de cara al verano, lo que no repetirá será la oferta de cursos de tiro con arco ni de paintball «por la poca aceptación de años anteriores».

 

Fotos

Vídeos