Lunada se viste de largo para la temporada invernal

Se está trabajando para reformar los remontes/BC
Se está trabajando para reformar los remontes / BC

La estación de esquí de Lunada ya tiene prácticamente todo preparado para la llegada de la nieve

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Apenas han caído unos cuantos copos, pero acabará nevando. Así al menos lo esperan los responsables de la estación de esquí de Lunada, que ya están mirando al cielo con la confianza de que la climatología acompañe a la temporada invernal. Una temporada en la que tienen depositadas muchas expectativas después de la apuesta formalizada en los últimos años en la estación y de dos campañas que, ya sea por exceso o por falta de nieve, no se han podido desarrollar en todo su potencial.

A la espera de esa nieve, los responsables de Snow Mountain, empresa concesionaria, se están afanando en poner la estación 'guapa'. Así, en los últimos meses se ha procedido a renovar parte de los equipamientos con los que contaba, incluyendo la adquisición de un nuevo vehículo oruga. Entre estas mejoras destaca, sin duda, la reforma de dos de los antiguos remontes, unas obras que aún no han concluido.

En este sentido, Juan Carlos Torres, responsable de la estación, confía en que los trabajos puedan finalizarse «en los próximos días» después del retraso acumulado en los últimos meses, en los que los trámites administrativos han lastrado el inicio de la reforma. Ahora mismo, los operarios se esfuerzan al máximo, aprovechando que la climatología aún permite trabajar. En este caso, la falta de nieve y lluvia de los últimos días ha venido de perlas. «Esperemos que siga así unos días más y que empiece a nevar a partir del Puente de la Inmaculada, cuando ya lo tengamos todo listo», resume Torres.

Lunada ya espera las nieves / BC

Pero la reforma de los remontes no es la única novedad de la estación de cara a esta próxima campaña. Y es que, desde Snow Mountain se está trabajando con ahínco en la diversificación de la oferta. De hecho, este pasado verano ya se abrió la estación para actividades bien distintas al esquí. Paint ball,, tiro con arco, descenso en bicicletas y karts sin motor por las pistas, excursiones... En definitiva, una amplia oferta con la que la empresa espera consolidar la actividad de la estación en la época estival. «Es algo que están haciendo todas las estaciones. La temporada de invierno cada vez dura menos y es la única manera de rentabilizar la inversión», asegura Torres.

Ahora, de cara a esta campaña, la intención es seguir profundizando en ese proceso de diversificación. Para ello, la empresa ya ha planteado nuevos proyectos que se llevarán a cabo en los próximos meses en función de las posibilidades económicas, derivadas de una ampliación de capital y de la solicitud de diferentes líneas de financiación.

Entre las ideas más novedosas destaca la instalación de una zona específica para niños, en la que los más pequeños puedan mantener su primer contacto con la alta montaña con seguridad y en un ambiente lúdico.

Impulso a la comarca

Y todo ello planteado con un único objetivo: hacer revivir Lunada, que a día de hoy es la única estación de esquí de la provincia de Burgos y una de las pocas que aún perviven en la Cornisa Cantábrica. En este sentido, Torres insiste en que su consolidación sería «un revulsivo» para toda la comarca de Las Merindades, una idea que comparte el propio alcalde de Espinosa, Javier Fernández-Gil, que pone en valor el interés demostrado por la empresa por devolver la actividad a Lunada. «No es fácil. Es una estación vieja y pequeña en comparación con otras, pero con un gran potencial», asegura Fernández-Gil.

Un potencial que la empresa espera desarrollar a lo largo de los próximos años. «Vamos poco a poco. Todo cuesta al principio y la estación debe hacerse un nombre», insiste Torres. De momento, para esta temporada, y tras la reorganización de los aprovechamientos del Pico de La Miel, Lunada contará con ocho pistas esquiables, cinco remontes y varias instalaciones complementarias, incluido el restaurante, en el que «se ha renovado la carta». Ahora solo hace falta que nieve. Pero nevará, seguro.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos