Una podóloga en Medina de Pomar

Sandra Fernández/BC
Sandra Fernández / BC

Sandra Fernández ha optado por abrir su propia consulta en Las Merindades, porque cree que la juventud debe dar vida al medio rural

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Tal vez crean que la apertura de una consulta de podología en Medina de Pomar no tiene suficiente entidad como para ser noticia. Sin embargo, la historia que les vamos a contar tiene su interés, pues demuestra que el espíritu emprendedor también acampa en el medio rural, y que en una juventud bien formada puede estar la esperanza de nuestros pueblos.

Sandra Fernández Ezquerra es una joven de 25 años, natural de Villarcayo, graduada en Podología. Estudió en Valencia, pero siempre tuvo muy claro que su futuro pasaba por tener un negocio propio y «volver a su tierra». Así que, en cuanto se formó, Sandra retornó a Las Merindades y, si bien no ha podido instalarse en su pueblo natal, ha conseguido su sueño de contar con una clínica en Medina de Pomar.

Ha sido gracias a la Policlínica Vitali, que le ha cedido un box para que atienda a sus pacientes, un número creciente desde que su negocio echase a andar a principios de año. Sandra no es simplemente una graduada en Podología, cuenta también con un máster en pie diabético y otro en podología deportiva, estudios ambos que le están sirviendo muy bien para atender a sus pacientes.

Imagen de su consulta
Imagen de su consulta / BC

Y es que en Medina de Pomar no solo se encarga de las prácticas habituales de podología, pues puede desarrollar gran variedad de aspectos profesionales, asegura. Su negocio, con una inversión de unos 20.000 euros, ha contado con una ayuda de fondos europeos gestionados a través del CEDER Merindades. Y es aquí donde destacan este proyecto profesional entre todos los que se han sumado a la última convocatoria de subvenciones.

Desde el grupo de acción local ponen el foco en la decisión de una joven, formada, con estudios superiores y que ha viajado por el mundo, que pese a ello ha optado por el medio rural. Y ella está «muy contenta». Reconoce que los inicios han sido complicados, sobre todo cuando te enfrentas a llevar un negocio propio. Sin embargo, siete meses después asegura que ha cosechado «muy buenos resultados», pues vio una oportunidad de negocio y se lanzó a por ella, insiste.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos