La Fiscalía pide 8 años de prisión para un hombre que intentó asesinar a su padre en Miranda

Calle Condado de Treviño, donde tuvo lugar el suceso./Avelino Gómez
Calle Condado de Treviño, donde tuvo lugar el suceso. / Avelino Gómez

El acusado, en prisión provisional, le asestó 5 puñaladas a su progenitor con un cuchillo en la cocina del domicilio familiar | Padece esquizofrenia y también se solicitan otros ocho años de internamiento en un centro psiquiátrico

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La Fiscalía solicita una pena de ocho años de prisión para un hombre de 50 años de edad acusado de intentar asesinar a su propio padre en Miranda de Ebro. Los hechos se remontan a octubre de 2016, cuando el acusado, en prisión preventiva desde entonces, asestó a su padre cinco puñaladas de las que finalmente se recuperó.

Según el escrito de calificaciones, la Fiscalía considera probado que el hombre, que padece esquizofrenia, actuó en todo momento «con ánimo de cercenar» la vida de su padre. Esa es al menos la conclusión que se extrae del relato de los hechos construido durante la instrucción.

Un relato que arranca a las 7 de la mañana del 20 de octubre, cuando el hombre, que «conocía perfectamente» las «rutinas» de su padre, esperó a éste en el portal del domicilio particular. Una vez allí, ambos accedieron a la vivienda juntos y entraron en la cocina, donde, «de manera sorpresiva y sin mediar palabra», el hombre atacó a su progenitor.

Lo hizo con un cuchillo de cocina de 13 centímetros, con el que le asestó un total de cinco puñaladas en el abdomen. Fue la madre del acusado quien, al oir el alboroto, accedió a la cocina y consiguió arrebatar el cuchillo de las manos a su hijo. Según el escrito de acusación, en el forcejeo, éste le dijo a su madre: «yo ya he hecho todo, ahora llama tú a la Policía».

Hasta allí se desplazaron sendas dotaciones de la Policía Nacional y Local, que detuvieron al hombre mientras los facultativos sanitarios atendían a su padre. Afortunadamente, y a pesar de la gravedad de las lesiones, el sujeto acabó recuperándose, aunque tardó 103 días en hacerlo. De hecho, el hombre precisó intervención quirúrgica y permaneció 26 días hospitalizado como consecuencia de sendas lesiones que «plantearon una amenaza inmediata para su vida».

En prisión preventiva

A la vista de las pruebas, el Juzgado que instruyó el caso ordenó el ingreso en prisión preventiva del acusado, y allí permanece a la espera de la celebración de la vista oral, que se llevará a cabo el próximo 21 de septiembre en la Audiencia Provincial de Burgos. En dicha vista, la Fiscalía solicitará que el juez imponga una pena de ocho años de prisión para el acusado, que a su juicio es autor de un delito de asesinato en grado de tentativa con el agravante de parentesco. También solicita la imposición de una medida de prohibición de aproximación a su padre en un radio no inferior a 500 metros y de comunicarse con él, durante un período de 9 años.

Adicionalmente, el fiscal también solicita el ingreso del acusado en un centro psiquiátrico durante otros ocho años. Y es que, el sujeto padece «esquizofrenia paranoide de larga duración, que en el momento de los hechos afectaba muy intensamente los fundamentos de su imputabilidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos