La parroquia de Santa Casilda inicia una campaña para las obras de reparación tras incendiarse su belén

Imagen de la parroquia tras el incendio/Parroquia de Santa Casilda
Imagen de la parroquia tras el incendio / Parroquia de Santa Casilda

Se ha calculado que la parroquia tendrá que abonar 25.000 euros para arreglar los daños causados por el incendio del pasado mes de noviembre

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

La Iglesia de Santa Casilda de Miranda de Ebro ya está en fase de recuperación. El pasado viernes 23 de noviembre, tres personas resultaron heridas -una de ellas con quemaduras y las otras dos por inhalación de humo- tras incendiarse el Belén que estaban colocando en la parroquia para dar la bienvenida a las fiestas navideñas.

Pues bien, con las tres personas perfectamente recuperadas y tras estos duros momentos, la parroquia puso en marcha este lunes la campaña 'Recuperemos Santa Casilda' para recaudar fondos y poder acometer las obras de reparación. En palabras del párroco, Rubén Manrique, «entre los trabajos que más prisa corren están el arreglo de dos vigas y del circuito eléctrico». La valoración de los daños no está tasada, pero se calcula que la parroquia tendrá que hacerse cargo del pago de 25.000 euros, restada la cuantía que les abonará el seguro. Además, una empresa ya ha ejecutado los servicios de limpieza básicos para poder reabrir la parroquia. Finalmente, la decisión de reapertura pensada para este pasado domingo se ha aplazado por el olor a humo que aún está presente en todo el templo.

La apertura de dos números de cuenta para recibir donativos no es la única iniciativa ideada para conseguir la meta de los 25.000 euros. El Consejo Parroquial está pensando en otras actividades como un concierto o venta de manualidades, además de colectas los primeros domingos de mes. Por el momento ninguna institución se ha ofrecido a cubrir el gasto, por lo que la parroquia podría verse obligada a solicitar un préstamo para comenzar con los arreglos con la mayor rapidez posible, ya que la recaudación alargaría las reparaciones demasiado en el tiempo.

A pesar del pequeño susto, la preparación de la Navidad sigue adelante y la parroquia ya se ha hecho con un nuevo Nacimiento, eso sí, de menores dimensiones y que se ubicará en una zona diferente a la más afectada por el incendio.

Más información