La plantilla de Gamesa seguirá movilizándose a la espera de una posible «alternativa»

El pasado sábado ya se celebró en Miranda una movilización/
El pasado sábado ya se celebró en Miranda una movilización

Los sindicatos tachan de «inviable» la oferta de recolocaciones y estudiarán las causas esgrimidas por la empresa para decidir el cierre de la planta mirandesa

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

No pinta bien para los trabajadores, pero hay que «pelear» por que Miranda no pierda un centro productivo como el de Gamesa. Así lo asegura el secretario general de Industria de CCOO en Burgos, Juan Ignacio Ruiz, que adelanta que la plantilla mantendrá sus movilizaciones mientras se desarrollan las diferentes negociaciones abiertas con la empresa para evitar el cierre de la planta mirandesa.

Unas negociaciones que, según adelantó ayer la consejera de Economía de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, se desarrollarán al «máximo nivel», esto es, entre el propio presidente de la comunidad, Juan Vicente Herrera, y los máximos responsables de Siemens Gamesa.

Más información

A este respecto, desde el ámbito sindical se confía en que las conversaciones fructifiquen, toda vez que la oferta de recolocaciones planteada por la empresa tras la presentación del expediente de despido colectivo es «totalmente inviable». «Todos somos conscientes de que es totalmente imposible que los trabajadores dejen su ciudad y a sus familias» para trasladarse a otros centros productivos de la compañía, insiste Ruiz.

A la vista de esta situación y de que el cierre de la planta mirandesa «parece irreversible», la opción que manejan ahora las partes implicadas -trabajadores y administraciones- pasa por una «reconversión» de la producción, ya sea en la misma factoría o en otra levantada a tal efecto en otro punto de la ciudad del Ebro gracias a las ayudas públicas ofrecidas. «Las administraciones deben exigir que la empresa cumpla con los criterios de responsabilidad social» y «ser conscientes del problema» que se generará en Miranda a raíz del cierre. No en vano, «esta ciudad ha sufrido ya mucho», subraya Ruiz.

Criterios objetivos

Sea como fuere, el expediente de despido colectivo ya está presentado y ahora hay que analizarlo. El documento fue entregado ayer a los trabajadores y, en líneas generales, plantea un despido «por causas objetivas» basadas en una significativa caída de las ventas. De esta forma, la empresa ofrece una indemnización de 20 días por año trabajado que ahora debe ser «estudiada» para ver si, efectivamente, se dan las condiciones para aplciar las causas objetivas.

De momento, el próximo vienres se ha convocado una nueva reunión de la comisión de negociación del expediente constituida ayer entre la empresa y los representantes de los trabajadores. Y mientras tanto, los empleados deberán «mantenerse expentantes» ante el posible resultado que den las negociaciones abiertas con la empresa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos