Ratifican la condena a cuatro años de prisión para un hombre acusado de abusar de dos vecinas menores de edad en Miranda

Ratifican la condena a cuatro años de prisión para un hombre acusado de abusar de dos vecinas menores de edad en Miranda

La Sala de lo Civil y lo penal del tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León desestima el recurso interpuesto por el condenado y ratifica la sentencia emitida el pasado mes de octubre

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha ratificado la sentencia que el pasado 8 de octubre condenó a un hombre a cuatro años de prisión por abusar sexualmente de dos vecinas menores de edad en Miranda de Ebro.

Los hechos se remontan a la primavera de 2015. Según quedó demostrado en la sentencia emitida por la Audiencia Provincial de Burgos, el acusado abusó de una vecina que entonces tenía 12 años, a quien realizó tocamientos e intentó besar.

Dos años después, el mismo sujeto actuó de manera similar con la hermana de la niña, que también era menor de edad. Sin embargo, en ese caso, la menor se zafó de su presencia e informó a su familia del suceso, lo que derivó en un encontronazo entre su padre y el ahora condenado que no pasó a mayores por la intervención de una tercera persona.

Como consecuencia del abuso, la segunda hermana presentó un cuadro de ansiedad y su rendimiento escolar empeoró con posterioridad a los hechos. Además, tenía temor a salir sola a la calle, requiriendo la compañía de su madre, por tener su domicilio en un lugar alejado del centro de la población.

A la vista de las pruebas obtenidas durante la instrucción del caso y la vista oral, la Audiencia Provincial decidió a principios de octubre condenar al acusado a una pena de cuatro años de prisión como autor de dos delitos de abuso a menores (dos años por cada uno de los sucesos). Además, el tribunal condenó al acusado a indemnizar a cada una de las menores con 6.000 euros y aprobó una orden de alejamiento a más de 200 metros durante seis años.

Apenas unos días después, la defensa del condenado recurrió la sentencia, alegando, fundamentalmente, que se había incunplido la presunción de inocencia, toda vez que la única prueba de cargo real era la declaración de las víctimas.

Lejos de aceptar tal alegato, el TSJ ha dado por buenos los argumentos esgrimidos en su día por la Audiencia Provincial, asegurando que los testimonios recogidos son «concluyentes» y no hay «contradicciones» en las declaraciones de las menores.

Lo que sí ha aceptado el TSJ es reducir el reparto de las costas del juicio, de las que inicialmente se debía hacer cargo de manera íntegra el condenado. Y es que, en la primera sentencia, la Audiencia Provincial le absolvió del delito de lesiones leves por el que también se le acusaba, y el TSJ ha entendido que dicha absolución debía implicar también que asumiera tan solo las dos terceras partes de las costas.

 

Fotos

Vídeos