Teresa Ribera afirma que Garoña es el «ejemplo» de lo que «no puede volver a ocurrir»

(I a D) El cabeza de lista al Senado por el PSOE de Burgos, Ander Gil; el subdelegado de Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente; la cabeza de lista para el Congreso, Esther Peña y la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se reúnen en Miranda de Ebro./Ricardo Ordóñez / ICAL
(I a D) El cabeza de lista al Senado por el PSOE de Burgos, Ander Gil; el subdelegado de Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente; la cabeza de lista para el Congreso, Esther Peña y la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se reúnen en Miranda de Ebro. / Ricardo Ordóñez / ICAL

La ministra de Transición Ecológica señala que el «compromiso» del Gobierno de Sánchez es poner en marcha

N.M.J./ ICALMiranda de Ebro

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha afirmado hoy en Miranda de Ebro que la central nuclear de Santa María de Garoña es un «ejemplo» de lo que «no puede volver a ocurrir», al tiempo que aseguraba que la planta del valle de Tobalina se ha covnertido en un «icono».

Ribera ha participado hoy en la localidad burgalesa en un encuentro con afiliados y simpatizantes del Partido Socialista (PSOE), donde ha estado acompañada por la cabeza de lista al Congreso de los Diputados por Burgos, Esther Peña, el candidato socialista al Senado por Burgos, Ander Gil y la alcaldesa de Miranda de Ebro, Aitana Hernando.

Durante su intervención, la ministra de Transición Ecológica ha remarcado que el «gran compromiso» del Gobierno de Pedro Sánchez será «desempeñar» una tarea de reindustrialización y reactivación de la comarca, pero esto no se puede llevar a cabo «por decreto ni por convocatoria en el BOE», sino que se debe hacer «contando» con las «prioridades y preferencias» de los vecinos y habitantes de la zona.

Asimismo, ha señalado que durante estos meses han encargado a Enresa que «trabaje directamente con Nuclenor» para «entender bien» la situación en la que se encuentra la zona y así «establecer la seguridad de unas instalaciones que han estado operativas durante mucho tiempo». También se ha encargado a Enresa una «aceleración de los planes de desmantelamiento» en «términos completamente seguros», y que calculan que supondrá unos diez o doce años en el caso de Garoña.

Ribera lamenta el escaso conocimiento de la transición ecológica

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha afirmado hoy en Miranda de Ebro que es una «pena» el nivel de «desconocimiento» que hay de la transición ecológica, por parte de la sociedad y de los grupos parlamentarios. En este sentido, ha explicado que no siempre han «entendido» hasta qué punto ésta es la «gran fuerza transformadora para bien o para mal del tiempo por vernir».

La ministra ha hablado del hecho de que ninguno de los candidatos mencionara ni una palabra sobre el cambio climático durante los debates realizados el pasado lunes en Radio Televisión Española (RTVE) y ayer en Atresmedia. Sobre este aspecto, Ribera ha remarcado que Pedro Sánchez «sí intentó sacar el tema en los dos debates», y en concreto mencionó las palabras «transición ecológica» y «clima». A su juicio, es «coherente» que sea Sánchez quien hable de ello porque «ha sido su gran apuesta como modernización de la economía, vector de lo social y limitación ambiental».

Por otro lado, en relación a que ningún otro candidato mencionase el tema, Ribera ha señalado que «en ocasiones» se produce un «miedo» a asuntos que «tienden a ver como excesivamente técnicos», pero no comprende el motivo por el cual no se puede «exigir» a un representante político el «entendimiento» del patrimonio común que es el «componente medioambiental»

Y es que, a Ribera le hubiera gustado que los medios de comunicación y los periodistas encargados de conducir ambos debaten «hubieran entendido» que las cuestiones de transición ecológica «merecen un bloque aparte», al igual que ocurre en otros países. Si esto no ocurre en España es porque «sigue teniendo coste cero decir tonterías», ha dicho.

En este sentido, Ribera ha señalado que les gustaría «acabar el 2019 con un contrato claro de ingeniería» para estas tareas, así como un «programa claro por fases» sobre cómo se irá operando esta actividad y «poder estar iniciando actividad el año próximo».

Además, ha remarcado la necesidad de «crear un tejido industrial» en la zona en torno a la central nuclear que «permita» a la población poder continuar viviendo allí «en condiciones de trabajo y empleo digno». En este aspecto, la ministra de Transición Ecológica ha insistido en que «toda la reactivación asociada», a la que han denominado 'Transición Justa', es «fundamental» para la zona de Garoña. Un proyecto cuya finalidad principal es «poner particular atención y prestar espacio en la toma de decisión a los vecinos».

Por otro lado, a preguntas de los periodistas acerca de si este nuevo programa de apuesta por la reindustrialización podría recoger parte del anterior Plan de Garoña del Gobierno de Rodríguez Zapatero, Ribera ha señalado que en Garoña había unas «primera propuestas» y que hay que ver si «se siguen sintiendo como las prioritarias por parte de los vecinos o no». «Siempre es mejor contar con lo que ya existe para contrastar y comprobar».