Tres detenidos en Miranda por robo con fuerza y estafa

Motos y enseres encontrados por la Policía en el registro del domicilio de los ladrones. /BC
Motos y enseres encontrados por la Policía en el registro del domicilio de los ladrones. / BC

En el registro del domicilio de los ladrones, la Policía recuperó una motocicleta, además de enseres y herramientas provenientes de diversos robos cometidos en fincas rurales

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Miranda de Ebro han detenido a tres personas, dos de ellos como presuntos autores de delitos de receptación y estafa y el tercero como presunto autor de un delito de estafa y robo con fuerza en fincas rurales del entorno mirandés.

La investigación comenzó a mediados del pasado mes de febrero, cuando los agentes tuvieron conocimiento a través de una denuncia interpuesta en la Comisaría de la Policía Nacional de la Jefatura Superior de la Rioja que una persona había sido estafada a través de internet.

La víctima había contactado en un portal web de compraventa de productos de segunda mano con los presuntos delincuentes, los cuales ofrecían un intercambio de una motocicleta por otra que tuviera unas características concretas, las cuales coincidían con las del vehículo de la víctima y denunciante.

Las partes acordaron una cita en la localidad de Miranda de Ebro donde intercambiaron sus vehículos; seguidamente, la víctima se percató de que el bastidor de la moto adquirida estaba manipulado, por lo que intentó contactar de nuevo con los autores, que ya se encontraban en paradero desconocido.

Los policías comprobaron que la motocicleta adquirida por la víctima había sido sustraída del interior de un domicilio de Miranda de Ebro en el año 2018. Una vez identificados y localizados los autores, los agentes llevaron a cabo en sus domicilios un registro, con la correspondiente autorización judicial, donde se recuperó la motocicleta de la víctima, así como diversos enseres y herramientas procedentes de diversos robos cometidos en casetas de aperos y fincas rurales de Miranda de Ebro durante los últimos meses.