Los misterios de Lerma, de nuevo al descubierto «bajo sus pies»

La iniciativa incluye visitas a dos bodegas subterráneas/BurgosConecta
La iniciativa incluye visitas a dos bodegas subterráneas / BurgosConecta

El Centro de Iniciativas Turísticas inicia esta tarde nueva edición de 'Descubre otro Lerma bajo tus pies', con visitas a los pasadizos del Duque y las bodegas del Arlanza

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El turismo del siglo XXI va de ofrecer experiencias, y la Villa Ducal es una caja llena de sorpresas y misterios, que muchos visitantes van a poder descubrir durante los próximos sábados de marzo y abril. El Centro de Iniciativas Turísticas CIT-Lerma arranca esta tarde una nueva edición de 'Descubre otro Lerma bajo tus pies', una propuesta turística que ahonda en la riqueza vitivinícola de la capital del Arlanza, mostrando que la Villa Ducal va mucho más allá de su rico patrimonio cultural e histórico.

Se trata de promocionar la Ruta del Vino del Arlanza y dar a conocer los caldos de una Denominación de Origen que cada vez tiene más seguidores. Claudio García, técnico turístico del CIT, admite que muchos visitantes desconocen la existencia de la DO Arlanza y siempre hay dudas de si Lerma pertenece a la DO Ribera, por ejemplo. De ahí que la iniciativa turística apueste por dar a conocer la tradición vitivinícola del municipio, partiendo de las primeras ordenanzas municipales, allá por el 1594, y las numerosísimas leyes que se promulgaron entre los siglos XVI y XVII, alrededor del 70% del total de las elaboradas.

'Descubre otro Lerma bajo tus pies' se sustenta también en las innumerables leyendas sobre los pasadizos construidos por el Duque Francisco de Sandoval y Rojas en el siglo XVII. García recuerda que los pasadizos existieron, pero no eran subterráneos, sino en altura, como muestra el todavía existente en el Mirador de los Arcos. El Duque lo utilizaba para ir a la Colegiata de San Pedro en andas y sin cruzarse con el pueblo; no había nada misterioso ni truculento en los pasadizos, ninguna conexión con los conventos de la villa ni salidas seguras del Palacio Ducal. Era una cuestión de comodidad y snobismo.

Lo que sí existe, y se conserva a día de hoy, es todo un entramado de galerías subterráneas por el casco histórico, que hacen que Lerma esté hueco bajo nuestros pies. Las galerías comunican las bodegas subterráneas y ese entramado laberíntico se creó en la Guerra de la Independencia. La guerrilla del Cura Merino aprovechó las bodegas para diseñar un sistema de comunicaciones en su lucha contra los franceses. Y de todo ello se habla en la visita turística.

Ruta subterránea y en superficie

Se inicia en la oficina del CIT, ubicada en el Ayuntamiento, y la primera parada es el acceso al pasadizo del Mirador de los Arcos. Ya en superficie, el visitante podrá ir observando las señales que muestran la existencia de ese mundo subterráneo, los respiraderos de las bodegas a ras de suelo, la prohibición de circular con vehículos pesados por algunas calles... La ruta se completa con una visita a dos bodegas tradicionales y una cata en el Parador Nacional, en el Palacio Ducal, con vinos de nueve bodegas de la D.O. Arlanza.

Las visitas 'Descubre otro Lerma bajo tus pies' tendrán lugar todos los sábados de marzo y abril, a las 18:30, y se recomienda reservar con antelación. La iniciativa tiene mucho éxito y, de hecho, algunas fechas ya han completado el cupo de 50 personas. Claudio García agradece al Parador de Turismo Nacional su colaboración, más en este año que cumple su 25 aniversario, y a las bodegas Cooperativa Arlanza, Monte Amán, Buezo, Palacio de Lerma, Sierra, Aráus Ballesteros, Carrillo de Albornoz, Esteban Araujo y Lerma, que ofrecen las catas comentadas.

 

Fotos

Vídeos