La nieve, el viento y el deshielo vuelven a poner en alerta a Burgos

Imagen de archivo/BC
Imagen de archivo / BC

Durante este jueves y viernes, la provincia de Burgos se mantiene en aviso amarillo por fuertes rachas de viento, deshielo y nevadas

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La nieve caída la pasada semana fue solo un aperitivo de lo que puede traer un invierno que se ha hecho esperar. Al menos, en el final de esta semana el tiempo no acompañará. Prepárense para las fuertes rachas de viento en casi la totalidad de la provincia y las nevadas anunciadas para el viernes en la Ibérica. Además, se avecinan días lluviosos, por lo que habrá que elegir si sacar el paraguas y lidiar con el viento, o plantarle cara a la lluvia.

La provincia de Burgos ha vuelto a amanecer este jueves con un aviso de color amarillo -el más leve- debido al riesgo de vientos y lo hace prácticamente en todo el territorio provincial. Según la Agencia de Meteorología Estatal (AEMET), la zona Norte y la zona Ibérica sufrirán ráfagas de hasta 80 km/h durante gran parte de este jueves.

Por otro lado, la AEMET también advierte del riesgo por deshielo en Condado de Treviño, la Cordillera Cantábrica y de nuevo la zona Ibérica y también la zona Norte.

Las rachas de viento se mantienen y la nieve vuelve

El viernes, más allá de mejorar la situación, empeorará. El aviso amarillo se mantiene por el viento. Se esperan rachas de hasta 80 km/h. Repite en la Cordillera Cantábrica, las zonas Ibérica, Norte y aparece también en la capital burgalesa.

Se esperan acumulaciones de nieve en la Cordillera Cantábrica de hasta ocho centímetros y en la Ibérica de hasta 15 centímetros en 24 horas. Se advierte con una probabilidad del 40% al 70%, desde las 12:00 horas y hasta las 00:00 horas del sábado día 2. La acumulación se espera por encima de 800 metros.