Una ordenanza municipal regulará el acceso de coches al casco urbano de Orbaneja del Castillo

El problema del aparcamiento se ha trasladado ahora a la parte alta del municipio/Aythami Pérez Miguel
El problema del aparcamiento se ha trasladado ahora a la parte alta del municipio / Aythami Pérez Miguel

Los aparcamientos han controlado la situación en la parte baja del pueblo pero los vehículos siguen accediendo sin control por las estrechas calles de Orbaneja

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

La pedanía de Orbaneja del Castillo ya trabaja con el Ayuntamiento de Valle de Sedano, municipio del que forma parte, para elaborar una ordenanza municipal que regule el acceso y tránsito de vehículos a motor por el casco urbano.

Poco a poco, Orbaneja quiere dotarse de las infraestructuras y medios idóneos para un pueblo tan turístico como es este, uno de los que más visitantes recibe de la provincia. El pueblo ya disfruta desde hace dos veranos de los aparcamientos construidos en la parte baja que han logrado que no se aparque en los bordes de la carretera cuando se acude a disfrutar del rugir de la cascada que atraviesa el pueblo.

Raúl García, teniente de alcalde, reconoce que «estos días son caóticos pero es un caos controlado. Los aparcamientos sí están dando abasto». De esta forma, se ha solucionado el peligro de aparcar en los bordes de la carretera, lo que ocasionaba grandes atascos, además de impedir el acceso a los vehículos de emergencias. En el pueblo están expectantes, como suele ocurrir, a ver cómo responden los visitantes ante el puente del 15 de agosto, una de las fechas más concurridas del año.

El problema con el que se encuentran ahora es con que los coches y vehículos a motor entran en el casco urbano sin control. No hay ninguna ordenanza que regule en función de las características y particularidades del pueblo y la gente tampoco tiene esto en cuenta. Las calles son estrechas, con lo que la conducción es difícil. Además, son de piedra y no pueden soportar una gran cantidad de vehículos sin romperse. Arreglar este asfaltado tan peculiar es caro y Orbaneja del Castillo es una pequeña pedanía con un presupuesto ajustado. Igualmente, la gran cantidad de coches aparcados en cualquier sitio dificulta mucho el acceso de los vehículos de emergencia.

Actualmente, el mayor problema, por lo tanto, se encuentra en la parte superior del pueblo. «En agosto ahora es peor arriba que abajo», confirma García. Ante esta situación y ante la falta de conciencia de muchos, se regulará el acceso al pueblo en coche o vehículos a motor mediante una ordenanza.

En la pasada legislatura no fue posible llevarla a cabo pero con el cambio de gobierno municipal ya se está trabajando en esta ordenanza. «Sin normativa nadie va a respetar. No es necesario aparcar en la puerta de la cueva o del bar, en la misma plaza pero como la gente lo hace, hay que regular esto», apunta García.

Más información