La Paredeja comienza a dar sus frutos con el descubrimiento de 350 piezas de grupos neandertales del Paleolítico Medio

Yacimiento de Cueva del Mirador. /Ricardo Ordóñez / ICAL
Yacimiento de Cueva del Mirador. / Ricardo Ordóñez / ICAL

El Equipo de Investigación de Atapuerca baraja la hipótesis de que Cueva del Mirador podría ser la boca a un sistema kárstico

N.M.J. / ICALAtapuerca

El yacimiento de La Paredeja, en la Sierra de Atapuerca en la provincia de Burgos, que comenzó a excavarse en el año 2018, ha empezado a dar sus frutos durante esta campaña, y destaca como uno de los yacimientos en el que sus responsables ponen más ilusión. De momento, se han encontrado un total de 350 piezas de herramientas, que fueron fabricadas por grupos neandertales del Paleolítico Medio, tal y como ha señalado la profesora e investigadora de la Universidad de Burgos y responsable del yacimiento, Marta Navazo.

Este yacimiento, tal y como ha recordado la responsable del mismo durante la presentación a medios de los trabajos que se están llevando en la sierra de Atapuerca, comenzó a excavarse después de que uno de los codirectores de Atapuerca, Eudald Carbonell, mientras paseaba por el lugar, viese en el «corte de la antigua cantera alguna herramienta y evidencia de que podría hacer algún yacimiento arqueológico». Durante la pasada campaña, según ha explicado Navazo, «parecía que habíamos encontrado dos o tres niveles», y este año lo que se ha hecho ha sido «abrir y empezar a excavar el primer de ellos».

«Hemos diferenciado tres grandes paquetes en la parte de arriba», ha señalado, en los que se encuentran trabajando actualmente, y donde «están apareciendo muchísimas herramientas». Por debajo, se encuentra otro nivel que se comenzará a excavar «en años venideros», ha afirmado.

Pese a no tener datación, la responsable del yacimiento ha indicado que las herramientas encontradas podrían haber sido fabricadas en el Paleolítico Medio, entre hace 50.000 y los 70.000 años, y ha añadido que únicamente están haciendo una «pequeña cata», por lo que «la densidad de materiales es muy grande».

Cueva del Mirador

Asimismo, durante la visita al yacimiento de Cueva del Mirador, el responsable del mismo, Josep María Vergès ha explicado que la hipótesis que barajan es que esta cueva es la «boca a un sistema kárstico». Por el momento, según ha asegurado Vergès, «se les abre la cueva», por lo que pueden continuar bajando y «tienen recorrido». Asimismo, el sondeo realizado les da información sobre ocupaciones correspondientes al Paleolítico Superior Final, con una antigüedad «de algo más de 13.000 años». «Pensamos que tendremos también parte del Mesolítico, con dataciones de entre 7.000 y 8.000 años y pico», ha señalado el responsable, incluso consideran que «puede haber ocupaciones anteriores».

En el yacimiento de Cueva Mayor, que se encuentra ubicado en la zona sur de la Sierra de Atapuerca, el objetivo de los investigadores durante la campaña actual era continuar interviniendo en los sectores 100 y 200. En el sector 100 la estrategia que se está llevando a cabo es profundizar de forma escalonada, apegados a techo y a la pared norte, con el objetivo de conocer la progresión de la cavidad en el plano horizontal.

Tal y como ha recordado el responsable del yacimiento, durante esta campaña se está excavando también en los niveles abiertos el pasado año, el MIR108, 109, 202 Y 206, el penúltimo de los cuales presenta restos atribuidos al sepulcro colectivo (MIR 203). En relación al sepulcro colectivo, Vergès ha explicado que la Cueva del Mirador, en un primer momento, tras llegar los agricultores y ganaderos, fue utilizada como «cueva redil y hábitat», y durante todo el Neolítico, se utilizó para este fin.

Sin embargo, en un momento dado, esta cueva deja de utilizarse como redil y se empieza a usar como cementerio, época que corresponde al hallazgo del sepulcro colectivo. «Durante prácticamente mil años están utilizándola como cementerio», ha apuntado Vergès, para posteriormente volver a ser usada como cueva redil. El motivo del cambio es desconocido para los investigadores, aunque aventuran que pudo deberse a un cambio poblacional.

A preguntas de los periodistas acerca de si esperan encontrar restos humanos en Cueva del Mirador durante la recta final de esta campaña, el responsable del yacimiento ha señalado que estos ya fueron encontrados el año pasado, correspondientes al Neolítico Final, y que actualmente se encuentran excavando «niveles de redil sin restos humanos».

Actualmente, se están llevando a cabo dos sondeos «para intentar localizar las galerías» que creen que existen debajo de la boca de la cueva. Con estos sondeos están llegando a niveles correspondientes al Neolítico Antiguo y al Neolítico Medio, y en ambos están encontrando niveles de redil. Tal y como ha explicado el responsable del yacimiento, Cueva del Mirador «es famosa por ser una de las mejores cuevas redil de la península», y los datos que están obteniendo les están aportando mucha información sobre «la gestión que se hacía de los rebaños en ese momento».

Más información