La provincia pierde 1.248 habitantes en los primeros seis meses del año | BURGOSconecta

La provincia pierde 1.248 habitantes en los primeros seis meses del año

La población de Burgos continúa en caída libre/GIT
La población de Burgos continúa en caída libre / GIT

Burgos profundiza en su crisis poblacional en el primer semestre, que se cierra con 356.379 habitantes

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Continúa la sangría poblacional. Y parece que nada es capaz de frenar la tendencia, ni siquiera la incipiente recuperación económica. Así lo demuestran los últimos datos del padrón publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes al primer semestre del año, que reflejan una pérdida de 1.242 habitantes en la provincia durante ese periodo.

Según la estadística del INE, la provincia cerró el mes de junio con una población censada de 356.379 habitantes, esto es, 1.248 personas menos que seis meses antes (un 0,34%) y 2.026 menos que un año antes (un 0,56%). Se trata de una tendencia sostenida que comenzó con el estallido de la crisis y que parece no tener fin.

La provincia ha perdido 2.026 habitantes en un año

En total, en Burgos continúan censados 178.890 hombres y 177.488 mujeres. En ambos casos, las cifras totales se han visto reducidas en esta última oleada de la estadística. Eso sí, la pérdida de población masculina ha sido más aguda (648 habitantes) en este primer semestre que la femenina (601).

En este sentido, el informe del INE refleja fielmente la situación que atraviesa hoy en día una de las provincias con mayor dispersión poblacional y más índice de envejecimiento de España. Así, la mayor parte de los grupos de edad continúan perdiendo efectivos, sobre todo en las generaciones más jóvenes. Sólo rompe esta tendencia el grupo de edad de entre los 35 y los 39 años, que en este primer semestre del año se ha incrementado, aunque de manera casi testimonial.

La situación se revierte una vez alcanzada la tercera edad. Y es que, a partir de los 65 años, la población sigue incrementándose, aunque no con la misma intensidad con la que se reduce la población en las edades más jóvenes. Básicamente, la tasa de crecimiento vegetativo es negativa y desde hace ya varios años, fallecen más personas de las que nacen en la provincia.

Población inmigrante

Esa realidad, propia de una provincia del interior como Burgos, pareció revertirse en los años de bonanza con la llegada de inmigrantes en edad de trabajar. Una oleada de llegadas que se frenó en seco con la crisis, que obligó a muchos de los recién llegados a buscar otro destino para poder desarrollar su proyecto de vida. Eso sí, tras tocar suelo tiempo atrás, parece que la población inmigrante vuelve a incrementarse, aunque de manera tímida. A finales de junio de este año, residían en la provincia un total de 32.304 personas provenientes de otros países, es decir, 62 más que seis meses antes (un 0,19% más) y 197 más que en la misma fecha de 2016 (un 0,6% más).

En total, la población inmigrante supone actualmente un 9,06% de la población total, con una fuerte presencia de ciudadanos europeos (14.361). Tras ellos, destacan el colectivo de ciudadanos sudamericanos, con un total de 8.959 habitantes, y el de africanos, con 3.801 miembros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos