El puente del 1 de mayo llega «flojo» para la hostelería y el turismo rural en Burgos

El puente del 1 de mayo llega «flojo» para la hostelería y el turismo rural en Burgos

El sábado será el día más fuerte en la capital / En la provincia se trabaja como un puente normal, aunque bastante irregular

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El 1 de mayo es un clásico para el sector hostelero y de turismo rural. A la festividad del Día del Trabajo se le une la celebración, el 2 de mayo, del Día de la Comunidad de Madrid, lo que suele suponer mucho movimiento de turistas. Sin embargo, en esta ocasión el 1 de mayo viene «bastante flojo» para el sector, sobre todo en la capital, donde «solo se libra el sábado», el día fuerte del puente.

Luis Mata, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería de Burgos, reconoce que esta jornada se alcanzará un 90% de ocupación en los establecimientos del centro de la ciudad. A partir de ahí, caída en picado de las reservas, con una ocupación que rondará el 50% para el domingo, el lunes y el martes. Mientras, el viernes ha llegado con «trampa», con una alta ocupación derivada del evento Explorer Day, que ha congregado en la capital a 800 jóvenes emprendedores.

En Burgos «nos conformamos con lo que entra, con lo que dejan otros destinos», así que no se suele contar con clientes de larga estancia, que vengan a disfrutar todo el puente de la ciudad y la provincia. Una vez más, Mata insiste en que Burgos se llena cuando otros destinos turísticos ya no cuentan con plazas. Y si el turismo flojea, en términos generales, mucho más en la capital.

Si a esta circunstancia se le suma que las previsiones meteorológicas no son especialmente buenas (lluvias con bajas temperaturas), entonces el 1 de mayo será un puente «bastante flojo» para la hostelería burgalesa. Además, los precios están también bajos. Para el sábado se han podido encontrar, hasta el último momento, habitaciones en hoteles de cuatro estrellas por 90 euros. Y, para el resto de los días, a 60 euros «lo que quieras», ha apuntado el presidente de los hosteleros.

Turismo rural irregular

Mientras, en la provincia la situación es un tanto irregular. Los propietarios de establecimientos de turismo rural reconocen que este puente es muy largo, con un día laborable de por medio. Y si, además, se tiene en cuenta que en Madrid son cinco días, pues todavía más largo aún. Eso supone que la ocupación ronde el 50%, de media, según las perspectivas de portales como escapadarural.com. Son expectativas más bajas que en años anteriores, si bien todo aquel que alquila una casa rural al completo o tiene 100% de ocupación o está vacía.

El calendario no acompaña, la meteorología tampoco, así que las reservas de última hora son casi inexistentes. 2017 fue mucho mejor, como todos los fines de semana largos, aun así es un puente y algo de alergría trae a un sector que no acaba de despegar. Los propietarios de turismo rural insisten en que no se vive ni de fines de semana, ni de puentes ni de vacaciones, que se requiere de una ocupación más regular para que el negocio sea rentable.

Un abril triste

Con el puente del 1 de mayo se cerrará un mes de abril que «va a ser horrible», ha asegurado el presidente de la Federación de Hostelería de Burgos. El primer trimestre del año ha registrado una caída del 4% en las pernoctaciones de la provincia, y del 7% en las de la capital, y eso que ha coinicido con una Semana Santa en marzo, un mes cuyos datos no han destacado. Así que abril sin Semana Santa será catastrófico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos