La acusación popular pide 27 años para el procesado por matar a Benita Núñez

Foto de archivo de una concentración en repulsa por el asesinato/Susana Gutiérrez / El Norte de Castilla
Foto de archivo de una concentración en repulsa por el asesinato / Susana Gutiérrez / El Norte de Castilla

La Asociación Clara Campoamor, acción popular en el caso, considera que existe alevosía por que el supuesto autor, J.T.V.M., impidió que la víctima se defendiera, y ensañamiento

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Asociación Clara Campoamor, acción popular en el caso contra un hombre acusado de matar de dos cuchilladas a su exmujer en Aranda de Duero, reclama veintisiete años de prisión por asesinato, ya que considera que existió alevosía y ensañamiento, y por allanamiento de morada.

El abogado de esta asociación, Luis Antonio Calvo, ha explicado a EFE que en su opinión existe alevosía, por que el supuesto autor, J.T.V.M., impidió que la víctima se defendiera, y ensañamiento, debido a que «aumentó deliberadamente el sufrimiento» causado a la exmujer, como demuestran cortes y pinchazos que la fallecida presentaba en los dedos y la docena de lesiones contabilizadas.

Más información

Además de los veinticinco años por asesinato, el letrado, provisionalmente, solicita otros dos años de prisión por un delito de allanamiento de morada puesto que, aunque conservara llaves de la casa que fue domicilio familiar del matrimonio, donde ocurrió la muerte, si no se le había otorgado su uso y disfrute no podía acceder a la casa.

Un jurado popular será el encargado de decidir sobre la culpabilidad o no culpabilidad de J.T.V.M. en el juicio que se celebrará en la Audiencia Provincial de Burgos a partir del próximo 17 de abril.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, los hechos se remontan al 16 de julio de 2016, fecha en la que tanto la víctima como su ex marido acudieron por separado a un concierto que se celebraba en Aranda de Duero.

Al término de la actuación, el acusado se dirigió a la vivienda del arandino barrio de Santa Catalina que había sido el domicilio familiar común hasta el divorcio y que, por sentencia de disolución del vínculo familiar, se atribuyó a la mujer para su uso y disfrute.

Aprovechando un juego de llaves que aún poseía, supuestamente J.T.V.M. accedió al interior del piso y esperó a que llegara la víctima, miento en que se desató una discusión por el reparto de los bienes comunes, en concreto por la atribución de la casa.

Fue entonces cuando el acusado al parecer cogió un cuchillo de la cocina y, evitando que la víctima pudiera pedir auxilio, se lo clavó en dos ocasiones, siendo la segunda puñalada mortal de necesidad, según el ministerio público, que demanda provisionalmente una pena de veinte años de prisión para el encausado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos