Los agentes medioambientales denuncian la falta de espacio y condiciones para realizar su trabajo

La falta de espacio centran las quejas de los agentes medioambientales. /S. G.
La falta de espacio centran las quejas de los agentes medioambientales. / S. G.

Sopesan la posibilidad de no realizar el servicio de atención al público

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZ

Los agentes medioambientales de Aranda de Duero sopesan negarse a realizar el servicio de atención al público, si la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León continúa sin dar solución a sus problemas de espacio en la sede de la Administración Regional. Asimismo, barajan la posibilidad de hacer ese trabajo en la calle, en la Plaza de la Resinera, como medida de presión. El colectivo denuncia que, desde hace trece años, sufren una carencia de espacio y de condiciones que hacen muy difícil el poder realizar su trabajo.

Los agentes, a través de un comunicado, ven también un «agravio» respecto a las condiciones de otros trabadores que prestan también servicio en la sede de la Junta en Aranda. «Algunos gozan de un despacho de 30 metros cuadrados, mientras que, en otros casos, se hacinan en 20 metros hasta seis empleados públicos». En este sentido, recuerdan que los forestales, en la actualidad, atienden al público en un despacho a la entrada del edificio, donde no tienen acceso a la documentación.

Hace ahora dos años, desde la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla y León (APAMCYL), se puso en conocimiento de la Junta de Personal Funcionario y del Comité de Seguridad y Salud de la Delegación de Burgos, las carencias de vestuarios, espacio y medios materiales. Tras varias las visitas del comité, se instaba a la Delegación Territorial a dotar de vestuarios a los funcionarios de este servicio, así como a que se trasladase al veterinario que ocupa un puesto en la sala donde los agentes medioambientales desarrollan su labor y archivan la documentación. Algo que no se ha producido.

 

Fotos

Vídeos