GSK Aranda lanzará en julio al mercado europeo un fármaco dual para el tratamiento del VIH

Laboratorios de GKK Aranda. /S. G.
Laboratorios de GKK Aranda. / S. G.

La planta de la multinacional farmacéutica fabrica la mitad del Ventolin que se comercializa en el mundo

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

La planta de la multinacional farmacéutica GSK en Aranda de Duerolanzará al mercado europeo, a partir del próximo mes de julio, un fármaco dual, compuesto por dos moléculas, para el tratamiento médico de los enfermos de VIH. Así lo ha destacado el director de la factoría, Ismael de los Mozos, quien ha explicado que el fármaco, un antirretroviral de última generación que recibe el nombre de Dovato, presenta como mayor innovación su fabricación con solo dos principios. Así, ha insistido, se logra evitar el coctel de medicamentos que en estos momentos se ven obligados a tomar las personas que sufren esta dolencia. «Lo destacable es que se trata de la primera terapia que solo lleva dos moléculas, no son grandes volúmenes, dará respuesta a la demanda el mercado europeo», ha indicado

La factoría de Aranda llevará a cabo el empaquetado en botes del medicamento y lo distribuirá, de momento, al mercado europeo y, más tarde, a nivel mundial, excepto Estados Unidos que ya se autoabastece.

Líder en respiratorio

La planta de la farmacéutica en Aranda produce 179 millones de unidades de medicamentos al año, de lo que exporta el 95% a un centenar de países de todo el mundo. Su especialidad principal es la producción, acondicionamiento y suministro de medicamentos del área de respiratorio. «La fábrica realiza la mitad de algunos de estos fármacos, para que os hagáis una idea una de cada dos unidades de Ventolin que llegan al mercado, se fabrican aquí», ha relatado de los Mozos.

Dependencias de almacenaje de GSK.
Dependencias de almacenaje de GSK. / S. G.

Más allá del área de respiratorio, la planta también elabora medicamentos para la hipertensión, herpes y dolor. En el momento actual, además, está desarrollando un proyecto piloto para la implantación de sistemas automatizados en el laboratorio. En otra línea, también se trabaja en «la hoja de ruta electrónica para que toda la documentación de un lote esté informatizada por completo», ha matizado el director de la factoría.

La planta de GSK en Aranda lleva en funcionamiento desde el año 1978 y en la actualidad cuenta con 550 trabajadores directo y 150 indirectos.