Calidad Pascual celebra las bodas de oro de la firma con 1.200 trabajadores

El presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual, junto a sus hermanos y descendientes, durante el acto para celebrar el 50 aniversario de Calidad Pascual en Aranda de Duero. Tras ellos, los trabajadores jubilados y en activo de la empresa /Rubén Cacho/ICAL
El presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual, junto a sus hermanos y descendientes, durante el acto para celebrar el 50 aniversario de Calidad Pascual en Aranda de Duero. Tras ellos, los trabajadores jubilados y en activo de la empresa / Rubén Cacho/ICAL

Tomás Pascual ha cerrado el acto dirigiéndose a sus empleados: «Vosotros sois nuestro sexto valor, nuestro corazón y el orgullo de Calidad Pascual»

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

El grupo agroalimentario Calidad Pascual ha celebrado el 50 aniversario de la compañía con un evento en la plaza de toros cubierta de Aranda de Duero en el que, además de la familia del fundador, han participado 1.200 trabajadores de las plantas de la capital ribereña y Valladolid.

Tomando como base un viaje en el tren que permitía desplazarse en el tiempo, y dirigido por el humorista Daniel de la Cámara, los participantes en el acto han podido recordar los orígenes de la firma, su etapa de crecimiento, hasta llegar al momento actual, y las perspectivas de futuro.

Tal y como se ha puesto de manifiesto durante la celebración, Pascual nació en 1969 y fue un proyecto que puso en marcha Tomás Pascual acompañado por una decena de trabajadores, algunos de los cuales han participado esta mañana en el evento, según ha informado EFE.

Su apuesta por la innovación permitió que la alimentaria arandina fuera pionera en la industria nacional en poner en marcha una línea de leche uperisada en tetra brik, o sacando al mercado novedosos productos.

En la actualidad, la actividad de Calidad Pascual genera un valor económico total en la Comunidad de más de 507 millones de euros; exporta a 67 países y cuenta con una gama de más de 200 productos, seis plantas, 27 delegaciones comerciales y más de 2.200 empleados.

«Aquí empezó todo y aquí sigue todo. Nuestro compromiso con Aranda es innegociable, es nuestra cuna y seguirá siendo el punto neurálgico de la compañía», han destacado Pilar y Sonia Pascual sobre la relevancia de la villa ribereña en el crecimiento de la empresa que fundó su padre. De cara al futuro, han intervenido tres de los nietos de Tomás Pascual, quienes han destacado el esfuerzo por mantenerles vinculados a la empresa, «sin obligarnos».

Algo que les ha llevado a asumir el compromiso de garantizar la pervivencia de la compañía, manteniendo la apuesta por la innovación y el crecimiento que les han inculcado para poder legársela, a su vez, a sus hijos.

El presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual, ha sido el encargado de cerrar el acto con una intervención en la que ha recordado la figura de su padre, que fue capaz de dar forma al que había sido su sueño. Asimismo, ha agradecido a los trabajadores su implicación en Pascual, lo que ha vinculado directamente con el éxito de la compañía. «Vosotros sois nuestro sexto valor, nuestro corazón y el orgullo de Calidad Pascual», ha concluido el presidente.