El chef burgalés Antonio Arrabal inicia un proyecto de restauración en Aranda de Duero

El chef Antonio Arrabal. /Ricardo Ordóñez
El chef Antonio Arrabal. / Ricardo Ordóñez

Tendrá como escenario una bodega en la Denominación de Origen Ribera del Duero

EFE.Burgos

Arrabal y Fran Moreno, su socio en La Jamada de Arrabal, han llegado a un acuerdo con los propietarios de Bodega Finca Torremilanos para gestionar el hotel, la cafetería y el restaurante de esta elaboradora.

A través de la sociedad Torremilanos Restauración SL que han creado ambas partes, el chef burgalés quiere trasladar a Aranda y la Ribera del Duero su forma de ver la cocina, ofreciendo un cambio de estilo, recalcando la diferencia y la creatividad.

Arrabal ha valorado la ubicación estratégica de Aranda de Duero a la hora de emprender en esta ciudad. La finca está ubicada cerca del cruce de la A-1 con la N-122.

Su proyecto culinario abarca la comercialización del hotel, así como el diseño de una propuesta nueva y diferente, tanto para el restaurante, como para la cafetería ,«que queremos que sea un punto de referencia en la A-1, que la gente que viaja a Madrid o el País Vasco pare y se acerque», ha señalado en declaraciones a EFE.

Pero el punto fuerte del proyecto de restauración del chef van a ser los eventos, apoyándose en el «espectacular» entorno de Finca Torremilanos. «No hay un lugar como éste en la provincia de Burgos», ha aseverado.

Asimismo, pretenden colaborar con escuelas de Hosteleríay promotores de cursos de cocina y diseñar menús y ofertas especiales o jornadas gastronómicas especiales.

El proyecto de Antonio Arrabal en Aranda de Duero supondrá la creación, inicialmente, de siete puestos de trabajo. Parte de los empleados proceden de su propio equipo, «gente joven y dinámica que se ha formado en nuestro restaurante», y el resto son contratos subrrogados o nuevas contrataciones.

«Estamos muy ilusionados con el proyecto», ha afirmado el chef, destacando el apoyo y respaldo de la familia Peñalba-Albéniz, propietaria de la bodega Torremilanos.

Su consejera delegada, Pilar Pérez Albéniz, ha ratificado su ilusión con este acuerdo empresarial para la parte de restauración de la bodega, «porque ahora estará dirigido por buenos profesionales».