Los enólogos de Ribera muestran su preocupación por un Brexit duro

Mariví Tobes junto a Silvia Herrera, Mª Pilar Melado Soriano y Rebeca Tom. /S.G.
Mariví Tobes junto a Silvia Herrera, Mª Pilar Melado Soriano y Rebeca Tom. / S.G.

La Asociación Enoduero celebró este jueves su tradicional cata de fin de año

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

Los enólogos de Ribera del Duero han mostrado su preocupación por las consecuencias negativas que puede generar el Brexit en las exportaciones del sector. «Reino Unido es nuestro cuarto mercado y una ruptura así, con un Brexit duro, será un problema para todos», advierte el presidente de la Asociación Enológica de Ribera, Enoduero, con la mirada puesta especialmente en los aranceles.

Entre los retos para 2019, la zona de calidad también se plantean la necesidad de recuperar cuota de mercado, tras la difícil añada de 2017 cuando una helada mermó la cosecha en un 60 %. La Denominación de Origen Ribera del Duero, además afronta otros frentes, como una posible apertura a variedades autóctonas. «Hemos avanzado muchísimo pero hay que dar un paso más a nivel institucional y el Consejo Regulador tiene que ampliar el abanico de variedades», considera la enóloga Mariví Tobes, aludiendo al cambio climático. «De aquí a unos años vamos a tener que plantearnos otra manera de elaborar», advierte mientras pone como ejemplo todos los Syrah que están conquistando al consumidor y que a pesar de hacerse en Ribera del Duero no pueden adherirse al marchamo de calidad.

En este momento de inflexión, advierten, el excesivo peso de los críticos y gurús no ayuda. «Se están valorando unos vinos que no son el perfil de Ribera», señala MªPilar Melado Soriano. La enóloga, Isabel Montes, coincide: «afortunadamente Ribera va más allá de Robert Parker».

El segundo reto afecta a los jóvenes. «Hay que incentivar al consumidor joven para que el vino forme parte de su vida y solo lo conseguiremos si el vino deja de ser un tabú; el vino está para disfrutarlo», anima la enóloga, Rebeca Tomé.