El 'Gordo' de El Niño deja 400.000 euros en Pinilla Trasmonte

Jesús posando en el bar Güenteron junto a su hija y otro amigo que también ha resultado premiado/BC
Jesús posando en el bar Güenteron junto a su hija y otro amigo que también ha resultado premiado / BC

Un burgalés residente en Barcelona ha repartido 400.000 euros a dos de sus amigos, y vecinos del pueblo burgalés, gracias al sorteo de Reyes

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

Los Reyes Magos han sido muy generosos en el pueblo burgalés de Pinilla Trasmonte. Además de los tradicionales regalos que los habitantes pudieron pedir, la lotería de El Niño les ha dejado un buen puñado de euros a alguno de sus vecinos. En concreto, 400.000 euros, dos décimos del Primer Premio del sorteo celebrado en la mañana de ayer domingo.

El Rey Mago en cuestión llegó desde Barcelona y no se llama Melchor, Gaspar ni Baltasar. Jesús Angulo nació en este pequeño pueblo de la Ribera del Duero, aunque vive desde hace 40 años en Barcelona. Allí regenta un bar, Güenteron (término de la cultura tradicional de Pinilla), pero, como cada año, volvió a Burgos para celebrar las fiestas navideñas junto a familiares y amigos.

El día 1 de enero se produjo la magia; Jesús ofreció entre algunos de sus mejores amigos de la infancia varios números que había comprado para el sorteo de El Niño. Entre las diferentes opciones se encontraba el 37142. Dos de los amigos de Jesús, y vecinos de Pinilla, tuvieron el buen ojo de comprar dos de los décimos premiados, por lo que se han quedado con 200.000 euros cada uno.

Más información

Pero esta no fue toda la suerte que repartió el burgalés. Jesús ha explicado a BURGOSconecta que algunos de los clientes del bar barcelonés también han sido agraciados con el 'Gordo' de Reyes. Y es que Jesús había comprado, unos días antes del sorteo, dos series del número ganador, número que juega todas las semanas desde hace un año junto a un amigo y ahora se ha convertido en un talismán.

A Jesús también le han tocado 200.000 euros y asegura que, unas horas más tarde de recibir la noticia, todavía no se lo cree y que utilizará el dinero «para tapar agujeros». Sus dos amigos 'soperos' (nombre por el que se conoce a los vecinos de Pinilla Trasmonte) tampoco han reaccionado todavía, pero lo primero que hicieron al descubrir que habían sido premiados fue telefonearle para confirmar que no se trataba de una broma.

Así, las fiestas navideñas no podían haber tenido un final más feliz para los habitantes de este pequeño pueblo burgalés. Alegría compartida con Miranda de Ebro, localidad en la que el sorteo dejó 750.000 euros en una serie del segundo premio, mientras que en Burgos capital se repartieron 654.000 euros en aproximaciones y reintegros.