El hospital ve inviable asumir las urgencias de Atención Primaria

Comparencia de trabajadores del servicio de urgencias hospitalarias. /S. G.
Comparencia de trabajadores del servicio de urgencias hospitalarias. / S. G.

El SUAP se ha quedado sin médicos de guardia y se teme un cierre definitivo

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

El Hospital de los Santos Reyes de Arandamantiene que es imposibleasumir las Urgencias de Atención Primaria y que es imprescindible una atención diferenciada entre ambos servicios. Así lo han manifestado los trabajadores del servicio de Urgencias hospitalarias en una comparecencia pública en la que han estado acompañados por un nutrido grupo de profesionales sanitarios y colectivos vecinales.

La precariedad del Servicio de Urgencias de Atención Primaria, que se ha quedado sin médicos en plantilla para realizar las guardias; hace temer al personal del hospital un cierre, ahora intermitente y en un futuro indefinido, les obligue a asumir, a mayores, las urgencias anuales que cubre ese servicio ambulatorio. «El SUAP de Aranda en el año 2017 atendió 24.736 pacientes, es inasumible para cualquiera con dos dedos de frente pensar que con la infraestructura y la dotación de personal del hospital se puede hacer frente a esa sobrecarga asistencial añadiendo todavía más dificultad al verdadero trabajo de la urgencia hospitalaria», ha explicado el jefe del Servicio, Javier Hernández.

Durante el mes de marzo se han tenido que suprimir en tres ocasiones el servicio de Urgencias ambulatoriasquese presta desde el Centro de Salud Sur. A través de la colocación de un cartel se remitía a los pacientes a acudir a Urgencias hospitalarias por enfermedad grave, o en el caso de encontrarse ante una dolencia leve esperar al día siguiente para visitar al médico de cabecera. «No hubo plan de contingencia y nosotros nos enteramos gracias a que los pacientes que llegaban a nuestra unidad nos lo contaban; el jefe de guardia se enteró a través de ellos médicos de urgencias y nuestro director médico más o menos a la misma hora», detalla Hernández..

También desde el pasado 23 de marzo, de la misma forma, se anunció la supresión del Centro de Atención Continuada de Pediatría que prestaba servicio de urgencia los sábados de 9 a 15. «Se ha usado un curso de actualización en urgencias pediátricas que el servicio de Pediatría viene ofertando con una periodicidad anual para engañarnos y decirnos que ya se ha formado un grupo de médicos de familia para atender urgencias», recalca el jefe de servicio.

El servicio de urgencias del Santos Reyes que lleva denunciando desde hace años la sobrecarga de trabajo, «también estamos en crisis y no es de ahora, por el camino hemos perdido muchos profesionales y vamos a seguir perdiéndolos» apuntan al temor evidente de tener que asumir las urgencias de Atención Primaria en el servicio hospitalario que, a fecha de hoy, se encuentra ya sobrecargado de trabajo. Desde hace años el Servicio de Urgencias viene reivindicando un refuerzo de plantilla que no llega, por lo que ven inviable tener que asumir a mayores las urgencias de Atención Primaria que se unirían a las cerca de 30.000 urgencias que se cubren de media anual desde el propio centro.

Equipo exclusivo

Por su parte, desde la nueva Gerencia de Atención Primaria, que ha asumido la dirección hace dos meses, se asume que la situación del SUAP de Aranda es la más preocupante de la provincia, pero niegan que el servicio de urgencias ambulatorias se vaya a cerrar. En esta línea, afirman que, en estos primeros tiempos, se ha dado prioridad a afianzar el servicio de médicos de familia en los Centros de Salud, algo que insisten se ha conseguido. «Están bien los equipos y completos», según la directora Médica de la Gerencia, Pilar Sanmartín. Respecto a la carencia de médicos para el servicio de Urgencias, confirma que los dos últimos que quedaban han abandonado el puesto y ahora se está tirando de contrataciones para guardias, que en algunas jornadas no se logran cubrir. «Nuestras energías se centran en conseguir contratar un equipo específico para la atención continuada, que se dedique específicamente a ello, con un calendario anual y estable», detalla Sanmartín. Indica que las esperanzas están puestas en los nuevos residentes, pero no se marca un plazo para que el equipo pueda ser una realidad. «Ha cogido mala fama el servicio y cuesta que quieran venir aquí», lamenta. En cuanto a las repercusiones de la supresión de los tres días de urgencias de Atención Primaria, la directora Médica defiende que apenas tuvo incidencia en el trabajo que se presta en el hospital.