Personajes de dibujos para fomentar hábitos saludables

Los niños del Colegio Rural Agrupado Riberduero posan con Peppa Pig. /Susana Gutiérrez
Los niños del Colegio Rural Agrupado Riberduero posan con Peppa Pig. / Susana Gutiérrez

El taller 'Comiendo Sano desde Chico' conciencia a los niños de Aranda sobre la importancia de alimentarse bien

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

Diversión, educación y alimentación saludable son algunas de las claves para inculcar a los más pequeños buenos hábitos para su dieta diaria. Una labor fundamental que hay que realizar desde niños para generar adultos sanos en un futuro. Esos son los retos básicos que se marca el programa «Comiendo Sano desde Chico», una iniciativa puesta en marcha en los centros escolares de Aranda y la Ribera del Duero por parte del Grupo Alimentario Chico, empresa dedicada al mundo porcino, pero que ahonda en los alimentos mucho más allá de los productos derivados del cerdo.

El programa dinámico, sencillo y lúdico tiene como maestro de ceremonias a un granjero, acompañado en todo momento por el famoso personaje de dibujos animados, Peppa Pig, la cerdita más querida por los niños. Sorprendidos y emocionados por su irrupción en el aula se mostraron una veintena de alumnos del centro escolar de Castrillo de la Vega (Burgos), perteneciente al Colegio Rural Agrupado Riberduero, los primeros en disfrutar de este programa.

A partir de ahí, una proyección guiada por los dos personajes ahonda en el origen de los alimentos, sus características, la periodicidad con la que hay que comer cada uno de ellos y las reglas básicas para tener una alimentación saludable. Acompañado, además, de un taller práctico con preguntas para los más pequeños. Todos los conceptos aprendidos se trasladan, más tarde, a una canción infantil que los niños interpretan y bailan con su cerdita favorita. La actividad, que se prolonga durante una hora, concluye con un taller de pequeños chefs. En este caso, los más pequeños, elaboran un bocadillo de jamón serrano, mientras que sus compañeros de cursos más avanzados hacen sus pinitos con un solomillo a la plancha. Los bocatas se guardan en bolsas de papel para que sirvan de almuerzo saludable en el recreo.

«Pensamos que, si desde el inicio, somos capaces de enseñarles a comer sano, que también es divertido y hay alimentos que están buenos y son saludables, hacemos una buena labor de cara a la sociedad y ese es el compromiso que hemos adquirido», explica Javier Fernández, gerente de Cárnicas Chico. Por su parte, la directora del centro, María Antonia del Barrio, destaca la importancia de que los niños sean conscientes «de lo que comen, que tengan conocimiento de lo que es bueno y malo, que sepan elegir y sean conscientes de lo que les ayuda a crecer sanos y felices». Al mismo tiempo, señala que el taller se acompaña de una charla informativa para los padres.

 

Fotos

Vídeos