El Plan Especial mantiene que las bodegas subterráneas no se pueden utilizar como lugar permanente

Bodega subterránea de Aranda de Duero. /S. G.
Bodega subterránea de Aranda de Duero. / S. G.

Solo se han visitado 28 de las 136 construcciones catalogadas

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

El Plan Especial de Protección de Bodegas Subterráneas de Aranda de Duero mantiene que las construcciones tradicionales no se pueden utilizar como lugar permanente. Por ello refleja que bajo rasante no podrá ser usado como establecimiento de restauración, algo que sí podrá realizarse sobre rasante. «Se exceptúan visitas o actividades de corta estancia como catas, degustaciones o similares. Tampoco se permiten bodegas con puestos permanentes de trabajo», mantiene el documento.

En los usos de las bodegas subterráneas sí se contempla la utilización como bodega artesanal, centro de interpretación, recreativo de peñas, vinotecas, actividades culturales y lúdicas destinadas a la promoción turística.

El documento refleja una valoración del estado actual de 28 bodegas que han sido visitadas por los redactores del plan, una cantidad muy alejada de las 136 fichas que existen en el inventario de construcciones subterráneas vinculadas a la cultura del vino. El trabajo está abierto a nuevas incorporaciones, de cara al futuro.

Respecto a las inversiones municipales, se recomiendan algunas actuaciones como recreación de la traza subterránea sobre el pavimento de la calle, la señalización con una pieza de cerámica de la entrada a la bodega o las actuaciones en las zarceras.

 

Fotos

Vídeos