Ribera del Duero vive una campaña más seca y con escasa incidencia de heladas

Viñedos de la Ribera del Duero. /S. G.
Viñedos de la Ribera del Duero. / S. G.

El Consejo Regulador ha realizado el informe de la situación del viñedo

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZ

Con más escasez de agua que lo habitual, menos incidencia de heladas, un estado fenólico desigual y, de momento, sin presencia de plagas. Esos son a grandes rasgos los datos que pone de manifiesto el informe de la situación del viñedo emitido por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

En el escrito se especifica que en la actualidad se puede observar, en líneas generales, el viñedo en estado de floración, «no siendo extraño encontrar viñedos más retrasados en estado de botones florados separados y, en algunos casos, cada día en mayor cantidad parcelas en estado fenólico cuajado». En esta línea, destaca las diferencias notables de fenología dependiendo de las características de la viña, edad, tipo de suelo, orientación y altitud.

Asimismo, en el informe se especifica que la cantidad de agua acumulada en la presente campaña vitivinícola está por debajo de la media, ya que a excepción de los meses de noviembre y abril que están en parámetros normales, el resto del periodo ha sido más seco de lo habitual. En cualquier caso, se alude al buen reparto «en el tiempo y la forma de las precipitaciones que han sido aprovechadas por el viñedo».

En cuanto a las heladas invernales, el informe especifica que no fueron tan numerosas como en campañas anteriores. Se constata algún «daño anecdótico y de escasísima importancia» los días 4 y 6 de mayo con un grado o dos bajo cero. Hubo otra ligera helada los días 12 y 13 de mayo «de poca intensidad y duración» y «sin daños apreciables». En las zonas frías de la zona de calidad incluso se registró un grado bajo cero el día 12 de junio con daños prácticamente nulos.

Con respecto a las plagas y enfermedades, el informe mantiene que hay un riesgo muy bajo o nulo de Mildiu, recuerda que es necesario estar vigilante al Oidio y que en la actualidad no se ha detectado ninguna afección de Acariosis. Respecto a la polilla de racimo contempla que se detecta una mayor incidencia, en el primer vuelo, que en las últimas campañas y que hace necesario tener una vigilancia especial en la presente campaña.