Ribera recupera posiciones en el mercado gracias a la cosecha de 2018

Asamblea General Ordinaria de Enoduero. /S. G.
Asamblea General Ordinaria de Enoduero. / S. G.

La zona de calidad mira al cielo esperando salvarse de heladas y pedrisco

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

La cosecha 2018 en Ribera del Duero ha permitido recuperar posiciones en mercado y ha permitido superar la helada de 2017 que provocó en la Ribera del Duero una merma del 50%. «La cosecha nos ha permitido remontar con calidad el volumen de vino y las existencias en las bodegas y aunque la normalidad no llegará hasta dentro de un año, la tendencia es buena y vamos por el buen camino», ha destacado el presidente de la Asociación Enológica de la Ribera del Duero (Enoduero), José Nuño.

Mientras, en estos momentos, en el campo, todas las miradas se dirigen al cielo, ya que se trata del momento más complicado. «Estamos todos muy pendientes porque es un momento especialmente difícil», indica Nuño con la mirada puesta en el riesgo de heladas y de pedriscos. «Las previsiones no dan riesgo pero el tiempo es variable y todo puede cambiar en una semana», subraya. De momento, las herramientas con las que pueden luchar contra las heladas, como ventiladores o estufas, solo están al alcance de las grandes explotaciones, por la inversión que requiere.

Enoduero ha celebrado su asamblea general en la Bodega Cepa 21, una reunión en la que ha encauzado el programa y las directrices que marcarán el futuro más inmediato de esta asociación que cuenta a día de hoy con 108 socios.