Sebastian Pringle (Crystal Fighters): Hemos logrado alcanzar un sonido que se sale de lo normal»

Imagen de una actuación de la banda en Huelva/Julián Pérez | EFE
Imagen de una actuación de la banda en Huelva / Julián Pérez | EFE

Los británicos aterrizan esta noche en el Sonorama Ribera con su estilo único y un directo de lo más vanguardista

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZ

Tienen un estilo único y se atreven con todo. Una mezcla de indie, música electrónica, incluso con fusión de instrumentos tradicional del País Vasco, unido a un espíritu hippy. Nacieron en el año 2007 y su carrera ha ido en ascenso logrando un directo de lo más vanguardista. El grupo británico Crystal Fighters llega esta noche hasta Aranda de Duero como cabeza de cartel del festival Sonorama Ribera. Su objetivo, convertir el evento en una gran pista de baile para celebrar la vida.

-Se dice de Crystal Fighters que han conseguido un sonido propio e inconfundible…

-Es verdad, siempre ha sido nuestro objetivo. Amamos hacer música y hacerla a nuestra manera, investigando y creando. Hemos conseguido alcanzar un sonido que se sale de lo normal, llamémoslo raro, que es diferente a los demás. Sumamos distintas influencias para crear nuestra música. Particularmente desde el País Vasco, pero también con ritmos latinos y africanos. Incluimos tradiciones folklóricas en la música moderna. Se sale de lo habitual.

-Cómo se llega a ensamblar, a buscar el equilibrio, entre esos instrumentos tradicionales y una música tan moderna

-Parece difícil, pero no es así, es todo lo contrario. Los instrumentos antiguos tienen ritmos y sonidos únicos. Por lo tanto, es muy fácil incluirlos en las canciones. Nos gusta mucho usar la txalaparta en nuestra música porque su sonido es muy bueno y especial. También utilizamos el txistu. Mezclamos esos instrumentos con sintetizadores y bases técno y el resultado nos gusta.

-¿De dónde viene esa relación del grupo con Navarra?

-El abuelo de Laura, una de las cantantes del grupo, vivió en Navarra. Ella encontró un libro en casa de su abuelo, una especie de memorias que había redactado en sus últimos meses de vida. Estaban sin terminar y, en ellas, había algunos poemas y mucha información sobre música. Es más, el nombre de la banda hace referencia a una ópera vasca inacabada que aparece en ese manuscrito que apareció por casualidad. A partir de ahí, siento y sentimos todos una conexión personal con ese territorio que no nos cansamos de vivir y recorrer.

-Más allá de la música el grupo también tiene otras inquietudes como el respeto al medio ambiente… Hace poco el grupo aprovechó un festival para unir música y reciclaje de vidrio ¿Por qué?

-Fue a finales del mes de julio, incluso durante un día cambiamos el nombre del grupo y nos pasamos a llamar «Vidrio Fighters». Se trata de nuestra contribución a la toma de conciencia social sobre la importancia del reciclaje de vidrio. Ese día también estuvimos, junto a un grupo seleccionado de seguidores del grupo, haciendo una batida de recogida de plástico, vidrio y basura en la playa de Bermeo (Bizkaia). Creemos y defendemos que es importante que las bandas que tenemos un poco de influencia en la sociedad, logremos visualizar estas iniciativas. Podemos hacer cosas para cambiar las opiniones, las actuaciones de la gente y, quizás también, que los gobiernos puedan cambiar la ley para proteger el planeta.

-Volviendo a la actuación de esta noche, ¿Qué va a ofrecer Crystal Fighters en Sonorama Ribera?

-Estoy seguro de que será un concierto muy interesante. Como una especie de viaje con música que cambia de ritmo y de tiempo, con sonidos muy diferentes. Música que fluye como un río con cascadas y todo. Celebramos la vida. Sabemos que es un gran festival y tenemos muchas ganas de tocar con grupos muy interesantes, lo mejor del panorama musical español. También hemos escuchado mucho hablar de la gastronomía y el buen vino de la ciudad anfitriona.

Más información