El sexto Certamen de Pacharán Casero de la Ribera del Duero ya tiene ganador

Imagen del jurado/Organización del certamen
Imagen del jurado / Organización del certamen

José Luis del Cura salió vencedor de este original concurso en el que se superaron las 20 inscripciones

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

La sexta edición del Certamen de Pacharán Casero de la Ribera del Duero pasará a la historia por haber llegado a veintena de muestras y porque José Luis del Cura ha sido el protagonista tras proclamarse ganador, tanto en la votación del jurado profesional como por el público por segundo año consecutivo.

El jurado profesional ha estado presidido por el ingeniero especialista en calidad Eduardo Martínez Gayubo. Le han acompañado la bióloga Alba Dueñas, experta en analítica agroalimentaria y ya con varias ediciones como jurado a sus espaldas y por Alberto Tobes, actual responsable del Servicio de Ensayo y Experimentación del consejo regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

En la categoría del jurado profesional, además del mencionado José Luis, han sido reconocidos el pacharán de Pilar Benito, que se estrena por primera vez como premiada como subcampeona, y el licor casero de Francisco Martín, que con su tercer puesto ha vuelto a recoger otro galardón como concursante, ampliando su particular palmarés. Ambas personas, han recibido un gran reconocimiento en forma de aplauso y vítores por parte de los asistentes. Por parte del público, la segunda posición ha ido a parar a Roberto Sanza, mientras que en tercer lugar se ha reconocido el pacharán de Máximo González.

Por otra parte, el presidente del comité organizador Miguel Ángel González, se ha mostrado muy satisfecho: «Como apuntaban las expectativas, al final han sido 20 muestras las presentadas al concurso, lo que hace que sea la edición con mayor participación de la historia hasta la fecha. Además, hay que destacar que todas las muestras tienen un origen burgalés».

Durante el recuento de las puntuaciones, y como ha venido siendo habitual en ediciones pasadas, se ha develado la sorpresa preparada por la organización y que ha consistido en la realización de una cata de dos tipos de mermelada casera, una realizada con endrinas naturales y la otra con endrinas una vez macerado el licor. «Siempre se intenta que el recuento de puntos se haga lo más ameno posible, y en este caso, ha servido para dar a conocer también otras opciones gastronómicas», ha explicado González.