Un total de 4.000 contratos de temporeros se firmaron en la vendimia de Ribera del Duero

Reunión de representantes sindicales del sector vitivinícola. /S. G.
Reunión de representantes sindicales del sector vitivinícola. / S. G.

Los agentes del sector elaboran un documento que regule las condiciones laborales de estos trabajadores

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZ

La campaña de vendimia 2018 en la Denominación de Origen Ribera del Duero ha generado un total de 4.000 contrataciones de temporeros para realizar las labores de recogida de uva en la zona de calidad. Así lo han confirmado, tanto la patronal como los sindicatos, reunidos ayer en Aranda de Duero dentro de la negociación para redactar un convenio que regule las condiciones laborales de estos trabajadores del campo en la provincia de Burgos.

El secretario general de Comisiones Obreras en Burgos, Ángel Cítores, ha indicado que, durante la pasada campaña, se han batido todas las cifras de contratación, incluso las registradas en 2016, cuando se vivió una cosecha récord en Ribera del Duero. «Ha habido más contratos que los registrados en octubre en la industria en la provincia de Burgos. El número más alto de contratos de los últimos años con diferencia», ha insistido. En este caso, ha desvelado que en ocasiones anteriores la cifra ha estado por debajo de los 3.000 contratos. «A pesar de ello, la Inspección está trabajando en varios expedientes pendientes de resolución. Hay empresas que lo hacen bien, la mayoría, pero otras lo hacen mal, suelen ser empresas de multiservicios que están ahí», ha matizado Cítores.

Los sindicatos agrarios, empresarios, bodegueros y viticultores están trabajando, desde hace meses, en la redacción de un documento que regule las condiciones de trabajo de los temporeros del campo. La elaboración de la parte técnica podría estar terminada en el mes de marzo y, a partir de ahí, serán las administraciones públicas quienes tengan que dar luz verde a la regulación. El objetivo es que pueda estar ultimado para la vendimia de 2019. «Vamos a ser muy ambiciosos, probablemente el documento no se quede sólo en los temporeros, sino que vele porque a medio plazo este sea un sector que genere empleo estable y de calidad, que fije población y apueste por formación», ha declarado el vicesecretario de la Federación de Empresarios de Burgos (FAE), Iñigo Llarena. En el documento habrá también un apartado especial, según ha adelantado, en el que se luchará contra las empresas multiservicios que realizan contrataciones irregulares.

El sector vitivinícola, impulsado por los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, decidió en octubre promover dos mesas de trabajo, una técnica y otra con presencia institucional, para velar en la Ribera del Duero por el correcto desarrollo de la vendimia, poniendo especial vigilancia en las condiciones laborales de los temporeros que participan en la recolección de la cosecha. Una de las mesas con un carácter técnico está constituida por los sindicatos y asociaciones agrarias y la otra tendrá un carácter más global con presencia institucional y laboral.

 

Fotos

Vídeos